Cómo satisfacer las mujeres con el dinero

Pensando lo viral en las redes sociales: ¿Lo viral se vuelve banal?

2020.08.03 02:42 Otro_engranaje Pensando lo viral en las redes sociales: ¿Lo viral se vuelve banal?

¡Buenas comunidad!, en esta ocasión traigo nuevamente un breve ensayo que compartiré por este medio y por mi blog (si les resulta más cómodo leerlo por allí).
En resumen: Hago foco sobre las tendencias y el fenómeno de la viralización, y de cómo lo que se viraliza tiende a volverse banal, sin importancia, incluso cuando lo que se viraliza es un asunto que demanda seriedad. Introduzco el pensamiento de Halsall McLuhan ("el medio es el mensaje"). Además cito a autores como Baudrillard y Guy Debor, cuyas tesis (El primero, con sus libros El sistema de los objetos y Cultura y Simulacro y, el segundo, con La Sociedad del espectáculo) proporcionan un marco teórico bastante interesante para abordar la situación.
El ensayo:
La viralización, la banalización…
La internet, tal cual la conocemos hoy, es una fuente casi inagotable de información. Las redes sociales, en el presente, son a su vez un instrumento de gran sofisticación al momento de recopilar y difundir cierto tipo de información. Ahora quizás no lo recordemos, pero en el año 2014 el boom de difusión del denominado “#IceBucketChallenge”, aquella campaña para concientizar y recaudar fondos para invertir en la investigación sobre la Esclerosis lateral amiotrófica, era (incluso un año después) el fenómeno global más multitudinario de la historia de las redes, con más de 17 millones de videos y 440 millones de visualizaciones sobre aquél reto [1]; o el meme “Harlem Shake”, en el año 2013, (esos vídeos dónde una persona bailaba sola en una habitación y de un momento a otro, la habitación explotaba de gente disfrazada haciendo movimientos bizarros con la canción característica de fondo) que llegó a recopilar algo así como 175 millones de visualizaciones ese año y unas tantas miles de versiones de un mismo vídeo [2] [3].
Lo viral, de acuerdo a la RAE, es en una primera acepción lo “perteneciente o relativo a los virus”, pero en el siglo XXI se sumó una nueva definición: “adj. Dicho de un mensaje o contenido: Que se difunde con gran rapidez en las redes sociales a través de internet” [4]. Los “fenómenos virales” son hoy moneda corriente. Año tras año vemos tendencias que van y vienen. Algunas, como el “Harlem Shake”, simples memes. Otros, como el “#IceBuketChallenge”, pretenden transmitir un mensaje más serio y profundo. Pero, sea de una u otra naturaleza, lo cierto es que lo viral, convertido en moda, suele ser pasajero; tiende a convertirse en banal, trivial o carente de sustancia. Si de un chiste se tratase, si fuese solo una broma, deja de causar gracia en cuanto pasa de moda; si el contenido se propusiese enviar un mensaje, o generar conciencia sobre un problema, lo hace, pero en cuanto se haya cumplido su período de expiración, el mensaje junto con el contenido es olvidado, sepultado en la memoria de un universo repleto de tendencias que no cesan de aparecer y desaparecer en cuestión de años, meses o incluso semanas, independientemente de que el problema haya sido o no resuelto.
Pero, acaso… ¿Será que la viralización en las redes sociales tiende a la banalización de aquello que se viraliza?, ¿es esto cierto, o es una idea de una mente pesimista?
Cuando el medio es el mensaje.
Los usos de las redes sociales son principalmente comerciales y publicitarios, aunque no puedan desprenderse totalmente de su valor como potenciales agentes de mediación social [5]
La anterior afirmación extraída de un artículo de los “Cuadernos de Información y Comunicación” (revista de la Universidad Complutense de Madrid), nos da a entender dos cosas: La primera, que las redes sociales, además de ser un espacio de “socialización” virtual, son un medio. La segunda, explícita, que los principales usos de este medio son “comerciales y publicitarios”, lo que no quita que sean agentes poderosos de “mediación social”. Pero en esencia, es un medio, y es por naturaleza un canal que no nos pone en contacto con lo inmediato, sino con una imagen (en lo que haremos hincapié más adelante).
Marshall McLuhan, filósofo canadiense del siglo XX, no llegó a presenciar el fenómeno de las redes sociales ni del Internet, pero no se equivocaba al enunciar lo siguiente: que “el medio es el mensaje”. Aquí el medio, entendido en un sentido más amplio, no es un simple canal pasivo por el cual se transporta el mensaje, sino que el medio es aquí un potencial modelador y controlador, en cierto sentido, no solo del mensaje obvio y evidente, sino del sentido que el medio mismo le da al mensaje atendiendo a las circunstancias en las que ese mensaje es transmitido (No es lo mismo invitar a unos amigos a compartir un almuerzo en mi casa mientras platicamos en un bar, a enviarles una carta en la que se los invite a almorzar. El segundo “medio” supone un encuentro más formal y ceremonial). Lo anterior,
… significa que las personas tienden a centrarse en lo obvio, que es el contenido, en brindarnos información valiosa, pero en el proceso, pierden en gran medida los cambios estructurales en sus asuntos que son introducidos de manera sutil o durante largos períodos de tiempo. A medida que los valores, las normas y las formas de hacer las cosas de la sociedad cambian debido a la tecnología, es entonces que las personas se dan cuenta de las implicaciones sociales del medio.[6]
Utilizando esta línea de pensamiento como fundamento, cabría preguntarnos entonces: ¿Qué “mensaje” transmiten las redes sociales como “medio”? En primera instancia, hay que identificar que las redes sociales son, al mismo tiempo, privadas y públicas. Esto es, cada usuario tiene su propio contenido “privado”, su propio “usuario” y accede a un determinado tipo de contenido que él (podemos o no estar de acuerdo en lo siguiente) elige. Pero al mismo tiempo, su usuario es “público” en la medida en la que está en contacto con otros usuarios; en la medida en que el contenido que publica, justamente, se hace público; en la medida en que el contenido que el usuario individual accede, es accesible para otros usuarios (quitando de la ecuación a las cuentas “privadas”, que no dejan de ser para un público restringido).
En segundo lugar, y tomando como modelo a las redes más influyentes (Instagram y Twitter), debemos hablar de la visualización del contenido y de los “mensajes” a los que el usuario accede. En el caso de Twitter, las publicaciones constan de 280 caracteres (siendo posible adjuntar un vídeo o una imagen) [7]; En Instagram, los pies de las fotos o imágenes (principal recurso de esta red social) no suelen exceder los 150 caracteres [8]. Los “mensajes” (el contenido de las publicaciones) tienden, de este modo, a ser espontáneos, impactantes y concisos. Por otra parte, esto le da la oportunidad al usuario a no detenerse mucho tiempo en un solo posteo, o una sola publicación, sino a visualizar más de una publicación, aunque esto es relativo, pues depende de la interacción que el usuario tenga con la/s publicación/es (esto es, si se detiene a comentarla o a leer los comentarios).
El hecho de que el medio sea el mensaje implica, además, que hace falta un contexto “para que podamos entender que el medio es el mensaje” [9]. El contexto, en este caso, si bien varía la situación en la que recibe el mensaje cada usuario (dónde, cuándo y cómo de la visualización de una publicación), no deja de formar parte de un universo común que es la red social (universo aparte, pero determinante a la vez). Las publicaciones, al ser en tiempo real (uno tiene acceso a ellas apenas publicadas), y al publicarse en un mismo espacio, suelen tener un impacto general. Pero la interpretación del mensaje de las comunicaciones puede variar de acuerdo al usuario en cuanto a su región de residencia y a las condiciones socio-económicas reales a las que esté sometido. Tenemos entonces un medio objetivo, pero una interpretación subjetiva.
Este medio objetivo (la red social) nos dice mucho del mensaje. En principio, como mencioné, se trata de un espacio público-privado, donde lo personal se mezcla con lo público, existiendo una interacción entre estos dos campos (el público y el privado). De momento, se torna casi indistinguible dónde empieza y dónde acaba lo público y lo privado. Por otra parte, el contenido (el mensaje de la publicación, siendo la publicación un medio dentro de otro medio, que es la red social), dijimos es por lo general breve e impactante, pero es también diverso. Esto quiere decir, tenemos una amplia variedad de contenido, pero todo este siendo de rápido consumo. El usuario tiene la posibilidad de acceder a más de una publicación (recordando, claro, que es relativo puesto a que también puede interactuar con una u otra publicación). Al batallar dentro de un campo de publicaciones tan vasto, la publicación tiene que ser llamativa, y exprimir al máximo los recursos a su disposición para atraer la mayor atención posible. A veces solo basta una buena reputación de quien la genera para que esta sea atractiva.
Otro detalle, que no debemos obviar, es el siguiente: el usuario no es un espectador pasivo. El usuario interactúa con las publicaciones y, además, crea sus propias publicaciones. De este modo, el usuario no es meramente un receptor, sino que al mismo tiempo es emisor. No solo esto. El usuario puede formar parte de la publicación; puede reproducir el mensaje; puede criticarlo abiertamente o, en fin, puede pasar de este.
Repasemos entonces, punto por punto, las características que hemos señalado anteriormente sobre el medio que analizamos (cabe destacar que no necesariamente es esto un decreto universal):
· El medio es un espacio público-privado.
· El medio tiene implicaciones objetivas (la “publicación”, la estructura misma de la red social, la inmediatez y la virtualidad) y subjetivas (situación social y económica real del usuario-sujeto).
· El sujeto-usuario puede interactuar con la publicación y con su contenido, así como con otros usuarios.
· El sujeto-usuario puede crear publicaciones, puede reproducir publicaciones o puede también compartir publicaciones que ha visto y puede así mismo criticarlas abiertamente.
Con esto podemos dar por supuesto lo siguiente: Al mezclarse lo público con lo privado; al mezclarse implicaciones objetivas y subjetivas y al haber una interacción entre los emisores y los receptores, EL MENSAJE (lo que se quería o pretendía transmitir) tiende a perderse, tiende a confundirse. El contenido específico corre un alto riesgo de deformarse.
Tendencia y mensaje vacío.
Si, entonces, lo que en primera instancia era el mensaje de una publicación corre el riesgo de deformarse en este proceso interactivo que propone la red social como medio, la viralización puede producirse tomando la forma de la publicación, pero no su contenido.
Un caso que, de hecho, fue el que me inspiró para redactar este breve ensayo, es el del actual reto “#ChallengeAccept” de Instagram, etiqueta que motivo a mujeres en todo el mundo a compartir una fotografía de ellas mismas en blanco y negro. Mientras que, por un lado, hay gente que piensa que se trata de una campaña sobre “mujeres que apoyan a mujeres”, desconociendo el por qué y la motivación de la misma, y acompañando las leyendas de las imágenes con frases de “apoyo” o “aliento” (como la modelo Cindy Crawford, que adjuntaba a su imagen en blanco y negro participante de la tendencia algo así como que le encantaba esa forma “sencilla” de elevarse unas a otras)[10], por otro lado, hay quienes afirman que #ChallengeAccept…
… surgió en Turquía, país donde la violencia machista se ha multiplicado de manera alarmante. Los crímenes contra las mujeres de aquel país este año se difundieron con fotos de las víctimas en blanco y negro y las fechas de nacimiento y muerte, y así nació la iniciativa.[11]
También se supone que la campaña es anterior a la iniciativa turca, desprendida de un discurso que la congresista norteamericana Alexandra Ocasio-Cortez hizo contra el machismo. Por el momento, el sentido de tales publicaciones sigue siendo difuso.
Se trata, en este caso, de un fenómeno relativamente viral que ha sido banalizado; se trata de publicaciones masivas carentes de un sentido o una sustancia (en este caso particular). ¿Por qué sucede esto?
La imagen, lo espectacular y el producto.
Lo he citado en un anterior ensayo (El amor, con etiquetas.), y lo volveré a citar aquí. Es Guy Debord quien, con su modelo de “la sociedad del espectáculo”, a mi parecer, da en el clavo. Hasta ahora venimos hablando de medios, de mensajes, de mensajes banalizados… pero todo esto dentro del marco de un universo particular: Las redes sociales. Y es que las redes sociales –como lo ha sido la televisión masiva a finales del siglo XX– son, en esencia, una representación de lo real, de lo inmediato. Tal como sentencia el filósofo citado:
El espectáculo no puede ser comprendido como el abuso de un mundo de la visión o como el producto de las técnicas de difusión masiva de imágenes. Se trata más bien de una Weltanschauung devenida efectiva, materialmente traducida. Es una visión del mundo que se ha objetivado.[12]
El espectáculo, como modelo de lo real, acaba desplazando a lo verdaderamente real. El espectáculo se torna realidad en cuanto configura a la realidad misma. En este sentido, las redes sociales constituyen un mundo del espectáculo. Las publicaciones no son la realidad, pero nos dan una imagen de ello. Pero la red social es un universo interactivo, donde el usuario es un ente participativo dentro de este mundo “espectacular”. En este sentido, el usuario, a razón de la vida cotidiana en sociedad, construye en este espacio una “identidad”, pero una identidad dentro del espectáculo. Baudrillard, filósofo de pensamientos similares a los de Guy Debord (él no habla de “espectáculo”, sino de “hiperrealidad” y de simulación. Su obra Cultura y Simulacro profundiza en la cuestión), habla al respecto de estas identidades.
Somos, en este sentido, ser para otros (bastardillas mías) y no solo por la teatralidad propia de la vida social, sino porque la mirada del otro nos constituye, en ella y por ella nos reconocemos. La construcción de nuestra identidad tiene lugar desde la alteridad, desde la mirada del otro que me objetiva, que me convierte en espectáculo.[13]
Así vistas las cosas, el individuo no se compenetra al 100% con el contenido de los mensajes; el usuario no interactúa enteramente con la publicación y con su mensaje. El usuario, a través de esta interacción, construye su identidad espectacular. Una tendencia surge, de acuerdo a este proceso, para ser consumida por los usuarios. Los usuarios pueden consumirla de manera pasiva; pueden reproducir la tendencia y ser al mismo tiempo parte de la tendencia. Este consumo no consiste en “tener”, sino en “parecer”. Es lo que me hace como identidad espectacular. La forma es el mensaje en sí mismo, y el contenido se debilita (de esto no se deduce que toda publicación sea una imagen carente de sustancia). El ejemplo más evidente es la tendencia del #ChallengeAccept, dónde la forma del contenido (las imágenes en blanco y negro, las leyendas de “apoyo” a la comunidad femenina) es más importante que el contenido en sí (cuya naturaleza es, por muchos seguidores de la tendencia, incomprendida).
Lo viral y la lógica de la moda.
El usuario, entonces, consume contenidos; consume publicaciones; consume espectáculo y a su vez, se produce él mismo dentro de un espectáculo, que es la red social. Cuando una tendencia o un contenido se viraliza, no se sigue inmediatamente su banalización. Su banalización es tal en el momento en que el contenido no se viraliza por su sustancia, sino por su forma.
Por otro lado, un contenido es viral cuando está de moda. Y la lógica de la moda es la lógica de la obsolescencia. Así:
… capitalismo y moda se retroalimentan. Ambos son el motor del deseo que se expresa y satisface consumiendo; ambos ponen en acción emociones y pasiones muy particulares […]. Ninguno de los dos conoce el reposo, avanzan según un movimiento cíclico no-racional, que no supone un progreso. En palabras de J. Baudrillard: “No hay un progreso continuo en esos ámbitos: la moda es arbitraria, pasajera, cíclica y no añade nada a las cualidades intrínsecas del individuo”.[14]
La moda está destinada a ser sustituida por otra moda. Pero no muere, desaparece. Justamente nadie se detiene a llorar por una “moda muerta”, justamente, por el hecho de que nunca una moda muere: la moda es sustituida por una nueva, de un momento a otro, en la que nos vemos obligados a depositar nuestra atención.
Las tendencias virales, de este modo, es justamente por su naturaleza intrínseca que están destinadas a aparecer y desaparecer constantemente. Son un objeto de consumo, un espectáculo, una experiencia que se agota. Su contenido no suele pasar de la mera forma, y las formas son fáciles de sustituir pues, justamente, son formas. Esta lógica, de una frivolidad considerable, no es nueva en lo absoluto. ¿Por qué frivolidad? Pues, porque, así como la lógica de moda es aplicada a un producto, también es aplicada a problemáticas sociales reales: El #IceBucketChallenge es un ejemplo de ello. La campaña no fue poca cosa: se estima que 115 millones de dólares se donaron a la Asociación para la Esclerosis lateral amiotrófica solo en la primera semana, y a raíz de la trascendencia del reto. Pero, al final, en el mismo artículo de la cadena BBC, se deja en evidencia el efecto de lo pasajero típico de una moda:
Ammar Al-Chalabi, profesor de neurología y genética de enfermedades complejas en la universidad londinense King´s College London, cree que existe el riesgo de que el público crea que estas enfermedades ya no necesitan más dinero.
Más bien es lo opuesto. "Necesitamos un desafío de la cubeta continuo", dijo.[15]
Cómo bien dije, no se trata de un fenómeno nuevo y típico de las redes sociales de internet. South Park, una caricatura satírica y bizarra estadounidense, tiene un episodio que hace un llamado de atención al fenómeno de las problemáticas sociales como modas, titulado en el español: Problema de Amígdalas (13-04-2009). En el capítulo, Eric Cartman, uno de los protagonistas, contrae el SIDA accidentalmente mientras le quitan las amígdalas en una cirugía. En un intento desesperado por conseguir apoyo de sus amigos y de la comunidad, Cartman fracasa puesto que ahora es el Cáncer la enfermedad que más atención social demanda y que más sensibiliza a las personas. El capítulo es una exageración de una problemática real de principios de siglo y finales del siglo pasado (ver Historia: Nivel 1. Netflix. Capítulo 9: El SIDA).
Conclusiones generales.
Podríamos ser fatalistas y decir que todo lo viral se convierte ineludiblemente en algo banal. Pero no es así. El caso del #IceBuckettChallenge, nos deja un lado positivo (la gran recaudación que genero el “movimiento virtual”, que de otra forma hubiese sido difícil concertarla), y un lado negativo (pasada la moda, las masas creemos que pasó el problema).
Sí sostengo lo que he mencionado en una sección de este breve ensayo: que la banalización es tal en el momento en el cuál el fenómeno o el contenido de lo viral es tomado en su forma, y no en su sustancia (Como en el caso del #ChallengeAccept en Instagram), o sea, importa la publicación en su forma estética y viral como una manera de parecer, y la reproducimos siempre y cuando al mismo tiempo contribuye en la construcción de nuestra identidad espectacular.
Cuando se trata de una problemática que se viraliza, siempre podremos solidarizarnos si esa solidaridad no implica una responsabilidad. Cuando no hay responsabilidad, no hay un vínculo con la problemática. Cuando no hay un vínculo con la problemática, el sujeto nunca llegó a conocerla realmente, sino que solo conoció su representación-espectáculo.

[1] (3-08-2015): “A un año del #IceBucketChallenge, ¿qué se ha logrado?”, BBC, Mundo, Salud. En línea: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/08/150803_salud_aniversario_icebucjetchallenge_esclerosis_ig
[2] (18-02-2013): “’Harlem Shake’: el baile ridículo que arrasa la Red”. El Mundo España, Medios. En línea: https://www.elmundo.es/elmundo/2013/02/18/comunicacion/1361217707.html
[3] Zeichner, N. (15-02-2013): “FADER Explains: Harlem Shake”, The Fader, Music. En línea: https://www.thefader.com/2013/02/15/fader-explains-harlem-shake/
[4] RAE (Real Academia Española): “viral”. En línea: https://dle.rae.es/viral
[5] Caldevilla Domínguez, D.; Barrientos Báez, A.; Parra López, E. (2020). Horizontes del mundo digital: de la simulación y la banalización de la experiencia, a un uso social, ecológico e innovador de la Sociedad Red, en CIC. Cuadernos de Información y Comunicación 25, 269-277.
[6] (Rev. 13-04-2020): “El medio es el mensaje”. Wikipedia. Wiki. En línea: https://es.wikipedia.org/wiki/El_medio_es_el_mensaje
[7] Rubal Thomsen, M. (27-09-2017): “Twitter amplía la extensión de sus mensajes a 280 caracteres”. La Vanguardia. España. En línea: https://www.lavanguardia.com/tecnologia/20170927/431590709836/twitter-amplia-limite-280-caracteres.html#:~:text=Twitter%20dobla%20el%20espacio%20para,de%20ampliaci%C3%B3n%20con%20algunas%20lenguas.
[8] Jackson, D. (22-05-2017): “Conoce tus límites: El largo ideal para cada post en redes sociales”. SproutSocial. SproutBlog. En línea: https://sproutsocial.com/insights/contador-de-caracteres-de-redes-sociales/
[9] Strate, Lance (2012). «El medio y el mensaje de McLuhan: La tecnología, extensión y amputación del ser humano». Infoamerica: Iberoamerican Communication Review 7. P.73. En línea: https://www.infoamerica.org/icn07_08/strate.pdf
[10] Lorenz, T. (28-07-2020): “#RetoAceptado: por qué algunas mujeres publican selfies en blanco y negro”. The New York Times. Estilos de vida. En línea: https://www.nytimes.com/es/2020/07/28/espanol/estilos-de-vida/reto-selfi-blanco-negro.html
[11] (30-07-2020): “Desafío aceptado, la convocatoria contra la violencia de género que acaparó las redes”. Página 12. Sociedad. En línea: https://www.pagina12.com.a281900-desafio-aceptado-la-convocatoria-contra-la-violencia-de-gene
[12] Debord, G. (1967): La sociedad del espectáculo. Imprenta Quattrocento. Santiago de Chile, p.9. En línea: http://www.observacionesfilosoficas.net/download/sociedadDebord.pdf
[13] Vásquez Rocca, A. (2007): “Baudrillard; Cultura, simulacro y régimen de mortandad en el Sistema de los objetos”. Eikasia: revista de filosofía, N.9, p.2 (pdf). En línea: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2247601
[14] Vázquez Rocca, A. Op. Cit., p.3 (pdf)
[15] (3-08-2015): “A un año del #IceBucketChallenge, ¿qué se ha logrado?”, BBC, Mundo, Salud. En línea: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/08/150803_salud_aniversario_icebucjetchallenge_esclerosis_ig
submitted by Otro_engranaje to filosofia_en_espanol [link] [comments]


2020.06.11 06:43 revact Bitácora de un Emigrante Por Lexter Savio

…a mi cita fui, pero el horizonte se había cansado de esperar. J. Sabina. …a todos los emigrantes, en especial a los cubanos. Miami, Florida, Junio 2019.
En las alturas de una barbacoa* en Centro Habana, una de las gavetas del viejo gabinete de mi bisabuela, alberga aún la boleta con la ubicación de trabajo asignada una vez graduado. Había abandonado aquel año, el puesto como profesor de Ecuaciones de la Física-Matemática en la Facultad de Ciencias y Tecnologías Nucleares de la Universidad de La Habana. Había tomado un avión destino a la Ciudad de México por séptima vez. Y había decidido no regresar, -al menos no desde México-… ¿Pero cómo marcharse y dejar todo lo que se ha amado, todo lo que se ha vivido, todo lo que uno verdaderamente es? Las calles que te vieron crecer, el árbol donde jugabas a las escondidas, los bancos de los parques sin luces, donde maduraron los primeros amores, los primeros besos, las primeras traiciones. Los amigos de la infancia más temprana, los que conocieron la versión más humana de tí mismo. ¿Cómo seguir sin mirar atrás, para no ver las lágrimas en los ojos de los seres queridos? ¿Cómo safarse de toda la historia almacena el alma de la noche a la mañana?… Había llegado a Tijuana… Me habían esposado por primera y única vez… Y el territorio americano me amparaba bajo la ley que ha aceptado a tantos y tantos cubanos, que en busca de esperanzas abandonamos nuestro país. “Bienvenido a la YAMA” decían por todos lados. “Este es el país del YES y el OK, donde haces lo que te manden” -solía decir un viejo conocido-… Me había quedado solo después de un encuentro prometido. No tenía dinero, no tenía trabajo, ni siquiera tenía identificación. En el país de las libertades me sentía menos libre que nunca. Un hombre necesita algo o alguien donde depositar su esperanza. Un hombre sin esperanzas es un hombre dispuesto a perderlo todo en cualquier momento. La esperanza lo mantiene atento, enfocado, le ofrece una meta, lo mantiene vivo… En tales condiciones había considerado varias veces la idea de regresar, como si nada hubiese pasado. Sería recibido como gusano o como héroe, en cualquiera de los dos casos -si es que son distintos-, me hubiese convertido en un tipo muy polémico, posiblemente famoso. “Profesor universitario cruza la frontera y luego de llegar a Miami compra un boleto de avión y regresa a La Habana” hubiesen sido los titulares… Pero cómo regresar teniendo bajo las pies, la tierra por la que tantos cubanos han muerto, cómo regresar teniendo un mundo abierto a las oportunidades… La posibilidad de ayudar a los tuyos que quedaron en la isla, la posibilidad de un mejor futuro, la posibilidad de volver a ser tu mismo en tierras ajenas; esas son las raíces de las cuales, un emigrante se sujeta en su nueva realidad. Había pasado por intervalos de tiempo donde trabajaba donde fuera necesario. Trabajos de esos donde los demás te miran como si te tuviesen lástima. Era un fenómeno muy raro, el pensar que meses anteriores exponía; como interactuaba la molécula de monóxido de nitrógeno (NO) con una matriz de gas noble en condiciones cercanas al cero absoluto. Y verte de momento, descargando un camión, fregando carros, armando pallets, o recogiendo las inmuebles que ya no consideraban necesario los habitantes de un condominio y los tiraban a la basura. No era solo yo, así íbamos un montón de emigrantes, mayormente latinoamericanos ganándonos la vida, buscando nuestro lugar… Había decidido dejar crecer mi pelo, no importaba que ocurriera, crecería hasta mi regreso. Sentía que con el crecer del cabello me hacía más dueño de mí mismo, de mi realidad que no era muy favorable. Era una muestra de: – no quiero que me veas como ves al resto, no sabes que pasa por mi mente- no es una mente comercial como las que suelen a menudo cruzar las calles de esta ciudad multicultural. ¿Y cómo ser transparente en un mundo de gente opaca? Esta ciudad almacena personajes muy raros y gente de muchos colores. Las personas desarrollan un armazón para su auto-protección, porque asumen que todos a su alrededor solo quieren joderlo. Ocurre que en lugar de traernos lo mejor de nuestros países, salen a la superficie las cualidades más egoístas y mezquinas… Un cargo, o el mínimo rasgo de poder que se le otorga a alguien, lo convierte en un breve dictador y como consecuencia no hace más que atropellar a sus paisanos. La gente compra cosas que no necesitan -muchas cosas diría yo- intentando llenar los vacíos que su realidad emocional no llena. La mujeres son infelices, los hombres están siempre demasiado ocupados y no tienen el tiempo necesario para satisfacer a sus mujeres, lo cual finalmente acaba aumentando la infelicidad de ambos. Están los que de regreso a su país, solo intentan mostrar una mejor versión de ellos mismos, al menos una mejor versión económica. Los que no dejan de repetir cual era su profesión antes de emigrar, para lucir mejor y más digno en una conversación. Los que se llenan de cadenas doradas, para darse más valor, porque como humanos son insuficientes. Los que hacen sonar el motor de su carro más alto que el resto, porque su incapacidad intelectual y su odio interior, no les permite ver que no son más que imbeciles… Están las nuevas y viejas generaciones de cubanos que solo hablan del día en que termine el atroz régimen que consume a Cuba, ya que en la propia Isla a nadie realmente le importa. Y así vamos más desunidos, más esclavos del ego, más reparteros, más Bajanda, más recargas, más especuladores, más indolentes, más sombras y menos luces, así vamos… Nos alimentamos de mentiras en todos lados, de malas vibras, de hipócritas -de muchos hipócritas-, de gente que aprende a mentir muy rápido y se van perdiendo, la superficialidad y la mediocridad generalizada los consume. “Y cuando los demás son el infierno, uno mismo no es el paraíso”*. … … … Mi cabello había crecido lo suficiente, pasaba por debajo de los hombros, indicando el momento de regresar… Los reencuentros tienen ese don de sorprendernos, porque inconscientemente siempre uno imagina repetidas veces la escena del reencuentro. Independientemente del tipo y del modo de reencuentro siempre ocurre este proceder… Había llegado a La Habana sin muchas complicaciones y la visión de la isla por vez primera, luego de un largo período de tiempo, conmueve al alma más ruda. Llevaba mi equipaje a las puertas de salida donde esperan siempre los familiares y los abrazos desencadenaron las lágrimas que llevaba almacenando durante tres largos años. Respiraba una y otra vez, volvía a respirar, largos y profundos shoots de aire, re-descubriendo los olores de La Habana. Encendí mi primer cigarro en el balcón con vista a la iglesia que me bautizó de meses. Me detuve a mirar perdidamente a la virgen con el niño en las manos, y en un murmullo estremecedor le dije: aquí estoy de nuevo… “Se vende esta casa” pregonaba la inmensa puerta de los años veinte, con vista a la calle Infanta, cruzada por Neptuno. Este letrero sugería la posibilidad de que probablemente la próxima vez que regresará, mi casa no sería mi casa nunca más… Todo se veía más pequeño, las avenidas, las aceras, los cuartos de las casas que solía visitar, las paredes, la cama donde dormía y que ahora heredó mi hermana. La suciedad de la Habana en todas partes, el apuro de las personas atropelladas en el transporte público, la no existencia de servilletas, la escasez de tantas cosas y una múltiple superposición de detalles, traen a tu mente el hecho de que has cambiado tú y que la ciudad sigue siendo ella, aunque lentamente se convierta en escombros… Pero el mundo asume otro matiz en el regocijo del abrazo de la abuela, del beso de tu madre, la risa y las bromas de los primos y la manera de amar de los hermanos. Los cuentos una y otra vez rememorados por el abuelo, al que todos conocen en el pueblo, porque es una leyenda viva. ¿Cómo valorar una partida de dominó con los amigos de cuando tenías 10 años? ¿Cuánto valor tiene la familia reunida, aclimatada por el ron cubano, la cerveza Bucanero y un lechoncito al asado? Recorrer la escuela primaria donde los recuerdos llevan tu nombre en las paredes, aunque ahora milagrosamente estén re-modeladas. El campo de volleyball, donde solo se jugaba a la pelota, con una bolita hecha de chapapote. Los viejos recuerdos casi caducados del zun zun de la carabela o la rueda rueda de pan y canela, las pequeñas esquinas donde besaste por primera vez, donde casi todo te daba pena y donde tu mejor amigo bailaba con tu noviecita porque tú no sabías bailar. Abrazar a tu primera novia, que ahora está casada y tiene una vida muy distinta a la tuya, ver como cada vez tu padre y tú tienen más cosas en común, dormir al lado de tu abuela como cuando eras un niño y había apagón… Esas pequeñas cosas del retorno al lugar donde fuiste feliz, no tienen precio, son el refugio que te guarda la memoria para recordarte de dónde vienes y qué cosas te definen… Luego de varios años el emigrante tiene un serio problema de identidad, siente que no es parte de ningún sitio, que su vida está dividida, que la nostalgia es un factor con el que tendrá que vivir siempre y que virar atrás ya no es una opción. Que no hay nada más triste y conmovedor que la vejez en la mirada de los seres queridos. Que tus padres cada vez, en cada regreso estarán más viejos, que seguirán los cumpleaños, los aniversarios, los fines de años, los días de las madres y los días de los padres y que también llegará la muerte dado el momento. Pasarán todas esas fechas, volverá a crecer mi cabello unas cuántas veces más, seguirán los viajes y la gente idiotizada y seguirá la vida que no para y no esperará por ti. Tu ausencia recorrerá la línea de los acontecimientos, y la constante añoranza del que se ha ido te penetrará los huesos, a pesar de ti y a pesar de todos… *Barbacoa: pequeña alcoba construida en lo alto de las casas. * “Y cuando los demás son el infierno, uno mismo no es el paraíso” parafraseoa Mario Benedetti.
submitted by revact to VivaCubaLibre [link] [comments]


2020.06.11 06:39 revact Bitácora de un Emigrante por Lexter Savio

…a mi cita fui, pero el horizonte se había cansado de esperar. J. Sabina. …a todos los emigrantes, en especial a los cubanos. Miami, Florida, Junio 2019.
En las alturas de una barbacoa* en Centro Habana, una de las gavetas del viejo gabinete de mi bisabuela, alberga aún la boleta con la ubicación de trabajo asignada una vez graduado. Había abandonado aquel año, el puesto como profesor de Ecuaciones de la Física-Matemática en la Facultad de Ciencias y Tecnologías Nucleares de la Universidad de La Habana. Había tomado un avión destino a la Ciudad de México por séptima vez. Y había decidido no regresar, -al menos no desde México-… ¿Pero cómo marcharse y dejar todo lo que se ha amado, todo lo que se ha vivido, todo lo que uno verdaderamente es? Las calles que te vieron crecer, el árbol donde jugabas a las escondidas, los bancos de los parques sin luces, donde maduraron los primeros amores, los primeros besos, las primeras traiciones. Los amigos de la infancia más temprana, los que conocieron la versión más humana de tí mismo. ¿Cómo seguir sin mirar atrás, para no ver las lágrimas en los ojos de los seres queridos? ¿Cómo safarse de toda la historia almacena el alma de la noche a la mañana?… Había llegado a Tijuana… Me habían esposado por primera y única vez… Y el territorio americano me amparaba bajo la ley que ha aceptado a tantos y tantos cubanos, que en busca de esperanzas abandonamos nuestro país. “Bienvenido a la YAMA” decían por todos lados. “Este es el país del YES y el OK, donde haces lo que te manden” -solía decir un viejo conocido-… Me había quedado solo después de un encuentro prometido. No tenía dinero, no tenía trabajo, ni siquiera tenía identificación. En el país de las libertades me sentía menos libre que nunca. Un hombre necesita algo o alguien donde depositar su esperanza. Un hombre sin esperanzas es un hombre dispuesto a perderlo todo en cualquier momento. La esperanza lo mantiene atento, enfocado, le ofrece una meta, lo mantiene vivo… En tales condiciones había considerado varias veces la idea de regresar, como si nada hubiese pasado. Sería recibido como gusano o como héroe, en cualquiera de los dos casos -si es que son distintos-, me hubiese convertido en un tipo muy polémico, posiblemente famoso. “Profesor universitario cruza la frontera y luego de llegar a Miami compra un boleto de avión y regresa a La Habana” hubiesen sido los titulares… Pero cómo regresar teniendo bajo las pies, la tierra por la que tantos cubanos han muerto, cómo regresar teniendo un mundo abierto a las oportunidades… La posibilidad de ayudar a los tuyos que quedaron en la isla, la posibilidad de un mejor futuro, la posibilidad de volver a ser tu mismo en tierras ajenas; esas son las raíces de las cuales, un emigrante se sujeta en su nueva realidad. Había pasado por intervalos de tiempo donde trabajaba donde fuera necesario. Trabajos de esos donde los demás te miran como si te tuviesen lástima. Era un fenómeno muy raro, el pensar que meses anteriores exponía; como interactuaba la molécula de monóxido de nitrógeno (NO) con una matriz de gas noble en condiciones cercanas al cero absoluto. Y verte de momento, descargando un camión, fregando carros, armando pallets, o recogiendo las inmuebles que ya no consideraban necesario los habitantes de un condominio y los tiraban a la basura. No era solo yo, así íbamos un montón de emigrantes, mayormente latinoamericanos ganándonos la vida, buscando nuestro lugar… Había decidido dejar crecer mi pelo, no importaba que ocurriera, crecería hasta mi regreso. Sentía que con el crecer del cabello me hacía más dueño de mí mismo, de mi realidad que no era muy favorable. Era una muestra de: – no quiero que me veas como ves al resto, no sabes que pasa por mi mente- no es una mente comercial como las que suelen a menudo cruzar las calles de esta ciudad multicultural. ¿Y cómo ser transparente en un mundo de gente opaca? Esta ciudad almacena personajes muy raros y gente de muchos colores. Las personas desarrollan un armazón para su auto-protección, porque asumen que todos a su alrededor solo quieren joderlo. Ocurre que en lugar de traernos lo mejor de nuestros países, salen a la superficie las cualidades más egoístas y mezquinas… Un cargo, o el mínimo rasgo de poder que se le otorga a alguien, lo convierte en un breve dictador y como consecuencia no hace más que atropellar a sus paisanos. La gente compra cosas que no necesitan -muchas cosas diría yo- intentando llenar los vacíos que su realidad emocional no llena. La mujeres son infelices, los hombres están siempre demasiado ocupados y no tienen el tiempo necesario para satisfacer a sus mujeres, lo cual finalmente acaba aumentando la infelicidad de ambos. Están los que de regreso a su país, solo intentan mostrar una mejor versión de ellos mismos, al menos una mejor versión económica. Los que no dejan de repetir cual era su profesión antes de emigrar, para lucir mejor y más digno en una conversación. Los que se llenan de cadenas doradas, para darse más valor, porque como humanos son insuficientes. Los que hacen sonar el motor de su carro más alto que el resto, porque su incapacidad intelectual y su odio interior, no les permite ver que no son más que imbeciles… Están las nuevas y viejas generaciones de cubanos que solo hablan del día en que termine el atroz régimen que consume a Cuba, ya que en la propia Isla a nadie realmente le importa. Y así vamos más desunidos, más esclavos del ego, más reparteros, más Bajanda, más recargas, más especuladores, más indolentes, más sombras y menos luces, así vamos… Nos alimentamos de mentiras en todos lados, de malas vibras, de hipócritas -de muchos hipócritas-, de gente que aprende a mentir muy rápido y se van perdiendo, la superficialidad y la mediocridad generalizada los consume. “Y cuando los demás son el infierno, uno mismo no es el paraíso”*. … … … Mi cabello había crecido lo suficiente, pasaba por debajo de los hombros, indicando el momento de regresar… Los reencuentros tienen ese don de sorprendernos, porque inconscientemente siempre uno imagina repetidas veces la escena del reencuentro. Independientemente del tipo y del modo de reencuentro siempre ocurre este proceder… Había llegado a La Habana sin muchas complicaciones y la visión de la isla por vez primera, luego de un largo período de tiempo, conmueve al alma más ruda. Llevaba mi equipaje a las puertas de salida donde esperan siempre los familiares y los abrazos desencadenaron las lágrimas que llevaba almacenando durante tres largos años. Respiraba una y otra vez, volvía a respirar, largos y profundos shoots de aire, re-descubriendo los olores de La Habana. Encendí mi primer cigarro en el balcón con vista a la iglesia que me bautizó de meses. Me detuve a mirar perdidamente a la virgen con el niño en las manos, y en un murmullo estremecedor le dije: aquí estoy de nuevo… “Se vende esta casa” pregonaba la inmensa puerta de los años veinte, con vista a la calle Infanta, cruzada por Neptuno. Este letrero sugería la posibilidad de que probablemente la próxima vez que regresará, mi casa no sería mi casa nunca más… Todo se veía más pequeño, las avenidas, las aceras, los cuartos de las casas que solía visitar, las paredes, la cama donde dormía y que ahora heredó mi hermana. La suciedad de la Habana en todas partes, el apuro de las personas atropelladas en el transporte público, la no existencia de servilletas, la escasez de tantas cosas y una múltiple superposición de detalles, traen a tu mente el hecho de que has cambiado tú y que la ciudad sigue siendo ella, aunque lentamente se convierta en escombros… Pero el mundo asume otro matiz en el regocijo del abrazo de la abuela, del beso de tu madre, la risa y las bromas de los primos y la manera de amar de los hermanos. Los cuentos una y otra vez rememorados por el abuelo, al que todos conocen en el pueblo, porque es una leyenda viva. ¿Cómo valorar una partida de dominó con los amigos de cuando tenías 10 años? ¿Cuánto valor tiene la familia reunida, aclimatada por el ron cubano, la cerveza Bucanero y un lechoncito al asado? Recorrer la escuela primaria donde los recuerdos llevan tu nombre en las paredes, aunque ahora milagrosamente estén re-modeladas. El campo de volleyball, donde solo se jugaba a la pelota, con una bolita hecha de chapapote. Los viejos recuerdos casi caducados del zun zun de la carabela o la rueda rueda de pan y canela, las pequeñas esquinas donde besaste por primera vez, donde casi todo te daba pena y donde tu mejor amigo bailaba con tu noviecita porque tú no sabías bailar. Abrazar a tu primera novia, que ahora está casada y tiene una vida muy distinta a la tuya, ver como cada vez tu padre y tú tienen más cosas en común, dormir al lado de tu abuela como cuando eras un niño y había apagón… Esas pequeñas cosas del retorno al lugar donde fuiste feliz, no tienen precio, son el refugio que te guarda la memoria para recordarte de dónde vienes y qué cosas te definen… Luego de varios años el emigrante tiene un serio problema de identidad, siente que no es parte de ningún sitio, que su vida está dividida, que la nostalgia es un factor con el que tendrá que vivir siempre y que virar atrás ya no es una opción. Que no hay nada más triste y conmovedor que la vejez en la mirada de los seres queridos. Que tus padres cada vez, en cada regreso estarán más viejos, que seguirán los cumpleaños, los aniversarios, los fines de años, los días de las madres y los días de los padres y que también llegará la muerte dado el momento. Pasarán todas esas fechas, volverá a crecer mi cabello unas cuántas veces más, seguirán los viajes y la gente idiotizada y seguirá la vida que no para y no esperará por ti. Tu ausencia recorrerá la línea de los acontecimientos, y la constante añoranza del que se ha ido te penetrará los huesos, a pesar de ti y a pesar de todos… *Barbacoa: pequeña alcoba construida en lo alto de las casas. * “Y cuando los demás son el infierno, uno mismo no es el paraíso” parafraseoa Mario Benedetti.
submitted by revact to cuba [link] [comments]


2020.06.02 20:40 silosenivengo Cómo el estado indio de Kerala ha conseguido aplanar la curva del coronavirus (Yadul Krishna)

« [...] Kerala, el estado que había superado una serie de desafíos como grandes inundaciones o el virus Nipah en los últimos dos años, ha demostrado al mundo que disponer de un sistema sanitario público y robusto puede ser de grandísima ayuda en tiempos de necesidad.
» [...] Kerala se preparaba para el enorme desafío que se avecinaba. Incluso antes de que se declarase su primer caso, las autoridades de este estado hicieron todos los esfuerzos posibles para frenar la expansión del virus, incluyendo la realización de exámenes a los pasajeros de los cuatro aeropuertos internacionales del estado y la formación de un Equipo de Respuesta Rápida que decidiese sobre el aislamiento y el tratamiento de pacientes potencialmente infectados.
»Kerala fue capaz de evitar la transmisión del virus de manera bastante eficaz cuando le tocó lidiar con los primeros casos de coronavirus detectados en tres estudiantes de medicina de Wuhan, que recibieron el alta tras dar negativo en dos pruebas. Desde entonces, la capacidad del estado para gestionar la crisis destacó sobre el resto del país. Cuando el virus golpeó por segunda vez, Kerala realizaba ya una vigilancia estricta. Disponía de una sala de control en funcionamiento, con expertos siguiendo los casos sospechosos y confirmados. Doctores y demás personal médico recibieron formación adecuada, y con medidas estrictas como el confinamiento (con las excepciones de acudir a por bienes básicos) y restricciones de movimiento, el número diario de posibles casos en los hospitales empezó a decrecer rápidamente y se dio el alta médica a muchas personas cuyo resultado en las pruebas era negativo. La transmisión en tiempo real de la información recogida resultó muy eficaz, ayudando al gobierno estatal a mantener la situación bajo control y a ganarse la confianza de la gente. El estado de Kerala se encuentra ahora preparado para responder a la expansión del virus.
»El estado de Kerala quiso asegurarse de que la ciudadanía recibía información en tiempo real, incluidos protocolos y consejos de prevención, para evitar que se sembrase alarma social. Realizó ruedas de prensa a diario y hasta lanzó una aplicación móvil que proporcionaba información actualizada. También se priorizó la salud mental de las personas y fueron desplegados más de 140 terapeutas en 14 distritos para proporcionar ayuda psicológica a las personas aisladas y en cuarentena, sabiendo que podrían ser estigmatizados y alienados por el público general. Dada la manera en que Kerala superó el Nipah, las personas emplean términos como cuarentena y aislamiento de manera natural y les han perdido cierto miedo. Habiendo abatido con éxito el Nipah y demostrando ahora su eficacia contra el Covid-19, Kerala ha dado un ejemplo al gobierno central y al resto de Estados de cómo no perder la calma y avanzar con la resolución del problema en caso de que una crisis así suceda.
»Durante la etapa de aumento de contagios, los ciudadanos se lanzaron a la compra de material como mascarillas y desinfectantes para manos, lo cual acabó provocando escasez. Esta fue una de las principales preocupaciones para el gobierno y la ciudadanía, pero, una vez más, las autoridades supieron diseñar un plan eficaz para combinar los esfuerzos de otros departamentos en la producción de los materiales necesarios. La empresa estatal de fabricación de fármacos aseguró que podría satisfacer la demanda de desinfectantes. El Departamento estatal de Justicia propuso a los internos de las prisiones fabricar mascarillas, y consiguieron producir 6.000 en apenas dos días. El gobierno también dio instrucciones estrictas para que el departamento no las vendiese al público por encima de un precio estipulado.
»Fue el mismo día en que el Primer Ministro, Narendra Modi, se dirigía al país por primera vez ablandándose con peticiones y mensajes emotivos, que el Ministro-jefe de Kerala, Pinarayi Vijayan, anunció un paquete de alivio de 2.600 millones USD para todo el estado. Desde el reparto de menús gratuitos para los estudiantes de preescolar mientras sus clases eran canceladas, a la instalación de banda ancha o la obligación de quedarse en casa, todas las medidas del gobierno resultaban tener un sentido de finalidad. El gobierno anunció el adelanto del pago de pensiones, créditos a familias vulnerables a través de una comunidad de ayuda vecinal centrada en la mujer, fortaleció las infraestructuras médicas y se aseguró de que las personas no perdían dinero por no poder trabajar.
»El gobierno de Kerala anunció también que repartiría alimentos de manera gratuita a todos los ciudadanos, independientemente de su renta, y la apertura de hoteles de bajo coste que cobrarían solo 0,26 USD por menú, junto con la promesa de que todos los bienes básicos y alimentos llegarían a las tiendas. Dando un ejemplo extraordinario, el gobierno comenzó a construir más de 1.000 cocinas por todo el estado para que nadie pasase hambre, todo con precios mínimos. Lo interesante es que también se tomaron medidas para entregar alimentos gratis directamente a las personas que no pudiesen pagarlo durante el periodo de confinamiento, para que así su dignidad no fuese cuestionada por los vecinos.
»Durante los 21 días de confinamiento en India, este estado meridional dio otra lección a las demás entidades estatales: Kerala reconoció a los trabajadores migrantes como “huéspedes” y abrirá 4.603 campos de socorro para más de 100.000 de aquellos, donde se les proporciona también comida y atención médica. Todo ello en un momento en que los migrantes de otros estados de India son obligados a caminar cientos de kilómetros para volver a sus hogares.
»Incluso si comparamos el caso del Kerala con el resto de India, existen algunos factores que hacen que tal efectividad en la respuesta de control haya sido posible solo en este estado. Kerala dispone de un sistema de salud fuerte, con centro de atención primaria por cada 3.95 km, mientras que la media estatal es de 7.3 km. Por eso el gobierno de Kerala es capaz de invertir y dirigir su aparato sanitario de manera eficaz, frente a la inoperancia del gobierno central, que dispone de una cama hospitalaria por cada 1.826 personas, un doctor por cada 11.600 personas y un ventilador por cada 333.333 personas. Lo que es más alarmante es que las estadísticas de test realizados en este pequeño estado suponen el 30% del total del país, mientras que estados como Gujarat o Maharashtra han realizado un número ínfimo de pruebas a su población.
»El gobierno de Kerala planea ahora reclutar a cientos de miles de jóvenes voluntarios del estado para Sannadha Sena, una organización de voluntarios, con el objetivo de proporcionar mano de obra a sus políticas. Así, en cada paso, Kerala a tomado medidas adecuadas en tiempo y forma para lidiar con la crisis. Con todo, Kerala no solo ha dado ejemplo en esta coyuntura, sino que también se encuentra entre los primeros puestos de toda India en materia de desarrollo humano, mortalidad infantil, alfabetización, transparencia, convivencia, etcétera, comparándose a veces con países desarrollados. También ha conseguido los mejores datos en relación al desarrollo sostenible. La manera en que Kerala ha puesto en práctica su modelo ha merecido los halagos de otros países, y otros estados de India han pedido ayuda para implementarlo.»
https://www.sinpermiso.info/textos/como-el-estado-indio-de-kerala-ha-conseguido-aplanar-la-curva-del-coronavirus
- Para saber cómo está la India y cuál ha sido la evolución de su crisis sanitaria por el coronavirus:
https://www.indiatoday.in/coronavirus-cases-tracker-dashboard/
https://www.mohfw.gov.in/
- Población del estado de Kerala:
https://indiapopulation2020.in/population-of-kerala-2020.html
submitted by silosenivengo to u/silosenivengo [link] [comments]


2020.05.09 02:32 DanteNathanael Cárcel: d [Final]

(Antes de empezar, aquí hay un link con una descarga de la historia en PDF.)

“El dolor en tu corazón es grande, pero todo puede sanar,” son las palabras que le dijo su hermano, saliendo detrás de la puerta. Su madre solamente los miro abrazándose, inclinando un poco la cabeza, para después darse la vuelta y seguir con sus quehaceres. Todo lo que dijo Felipe, la manera en la que fue derramando progresivamente su corazón palabra tras palabra, quedó graba en la superficie de la mesa de madera, donde habían nacido nuevos surcos cada vez que su cuerpo no podía más y estallaba en lágrimas, sus uñas buscando la seguridad del dolor. Pero su madre, en ningún momento, más que las pocas palabras—padre, celos, dolor, corazón—que lograban relacionarse con ella, trayéndola en carne viva a la experiencia por la que estaba pasando su hijo, pero no por más de 5 segundos.
Felipe no podía comprender el comportamiento de su madre. Era una de las primeras veces que realmente se abría con ella, que buscaba poderle comunicar por lo que estaba pasando, para que con la magia de las madres, esa que siempre sale en las películas, telenovelas y libros, lo ayudará, le dijera que por lo menos todo iba a estar bien . . . y lo hizo, se lo dijo muchas veces, pero nada de ello sonaba genuino. A media lengua, empujando las palabras, pisándose los talones, un sabor amargo empezaba a ocupar su boca y su mente. Quedaron en silencio unos segundos hasta que su hermano decidió que era necesario intervenir. Había llegado de un viaje largo, muchos lugares visitados, algunos por días, otros por horas, con nada más que una cartera llena de dinero, fotos de su familia, su prometida, sus amigos, todos con sus números en la parte trasera, y una pila de libros de Vonnegut, Pynchon, Borges y Dara.
“Te extrañe mucho,” le decía Felipe, pegado a su pecho, dejando caer lágrimas rápidamente sobre su camisa negra medio abotonada. “N-n-no sabía qu-que regresarías tan pro-nto, Le-Le-vine. . . . ¿Pudissste escuchaa-a-har to-do?”
“La mayor parte, sí. Pero parece que todavía tienes mucho que contar.”
Felipe se despegó de su pecho y lo miró, sus ojos apenas visibles detrás de la pátina de lágrimas burbujeantes, una imagen borrosa ahogada en desesperación en donde lo único que resaltaba era la falta de estructura interna, la muestra líquida de una posible estadística esperando ser añadida a la pila anónima de columnas y gráficas, otro nombre sin substancia, ahí solamente para confirmar que el universo necesita de ciertas reglas para funcionar, de ciertos números de sacrificios en mil y una diferentes maneras, de mil y una causas diferentes, para satisfacer el mecanismo que lo mantenía girando a la deriva de su propia incertidumbre.
Suben a la azotea. Levine toma un par de cojines de la sala y se los avienta en la cara a Felipe, “Piensa rápido,” para que puedan sentarse sin que sus traseros se llenen de piedritas. Arriba, la tarde apenas empieza a hacerse presente, sangrando detrás de las nubes su luz dorada, una impresión del paraíso, el jardín amurallado, detrás de cumulonimbos, cirros y cirrostratos en lo alto, abajo una capa de altocúmulos—un cielo aborregado—se podía vislumbrar por algunos momentos la montaña del Edén. Mirando su cénit, Cheit Eitz HaDa'at parecía tan lejano y Shechinah tan cercana, de nuevo en la tierra, morando entre cada ser vivo o no. . . . Como todo en el cielo, como las estrellas, todo parecía ser solamente una promesa. Felipe sentía el calor en su piel, pero su corazón, antes tan regocijante, tan lleno de energía al primer contacto con algún apéndice de la luz solar, ahora se encontraba apagado, ataviado con el peso de ella.
“Bueno, ya que estamos aquí, ¿por qué no abres tu celular y revisas todas tus redes sociales unos minutos?”
Un poco consternado, Felipe le hizo caso, primero temeroso, pero después consciente un poco más de lo que estaba pasando.
“¿Qué fue lo que sentiste?”
Desde hace unos minutos que Felipe estaba soltando lágrimas de nuevo, poco a poco, pero la pregunta de su hermano lo hicieron rendirse, dejando abiertas las compuertas de la sinceridad.
“Ay. . . . Mmm-e duele . . . taa-nnto ver algo relacionado con e-i-lla . . . ver siquiéera su nombre yá me pár-ara el corazón. . . . Me toma demasiado recobrar la postura. Y cada vez que un pensamiento sur-ge de ella, ya sea porque al-algo m-e-e lo recueerda o por-porque, porque . . . porque pues ya dije, veo su, su-u nombre, me deshago. No . . . ah, no dejo de pensar a veces en que hay muchas más personas hablando con ella que realmente la hacen feliz, que la hacen reír, y que no se acuerda ya para nada de mí, y que no siente nada si de repente se encuentra mi nombre en algún lugar—”
Antes de que Felipe pudiera continuar, Levine seguía riendo tan fuerte que no tuvo de otra más que unírsele.
“Claro que has sido un niño pequeño, un niño idiota que no ha aceptado las dificultades de la vida. Los obstáculos nunca han sido algo a lo cual temer, pero algo a lo cual desafiar. El sueño que tienes, aquel de vivir con amor, amando, luchando por cosas que muy pocos notan su presencia, aunque vive en los corazones de todos, no es uno de un cobarde. Tienes que arreglar demasiadas cosas dentro de ti para hacerlo. ¿Qué se necesita para ser un abogado más que conocer la ley y ser inteligente para negociar? ¿qué se necesita para ser un médico más que años de práctica y estudio, trabajo duro bajo presión y desgaste emocional y físico? y tú, antes de todo eso, quieres ser tú mismo. ¿Sabes lo que eso conlleva? ¡Todo! porque entonces nada de lo que valgas, nada de lo que sientas valer, pueden depender de otra cosa más que de ti mismo. Ninguna relación, ninguna posesión, ninguna acción hecha por o sobre ti.
“Por esto es que nada de lo que hagas, no importa qué tan bello, largo o profundo sea, podrá superar la simple confesión de que la amas y que estas seguro de ello, porque amarla es una responsabilidad: cada día tienes que despertar dispuesto a superar lo que hiciste mal el día anterior sin perder la cordura, tienes que entender la situación como un producto generado por un entendimiento o malentendido entre ambos, pues cada cosa que logren, sea el mejor día de sus vidas o la peor pelea, fue creada por ambos; y si cada día no estás seguro por lo menos de lo que eres, de todo lo que vales para ti, de todo lo que eres sin ella, no podrás saber nunca cómo ayudar en la situación. Ella nunca te va a ser feliz, ella nunca te va a traer la cura para tu depresión . . . te puede acompañar, te puede ayudar, puede aumentar tu felicidad, puede hacerte llegar al orgasmo físico y emocional, pero todo esto esta siempre construido sobre ti, sobre lo que tú ya eres.
“¿Acaso le hiciste caso cuando te dijo que era mejor que te alejarás de ella y que por eso empezó a actuar de la manera que lo hizo, solamente porque te dijo que no la amabas realmente? Jajaja. ¿Ustedes que se conocen tanto que incluso pueden decir lo que el otro siente nadamás así? ni sabían lo que ustedes mismos querían y después de eso ella ya sabía que no la amabas y tu bien obediente le hiciste caso. Por dios, Philip, ¿Se dan cuenta que en realidad solamente le temen a lo que sienten porque creen que nadie los va a aceptar cómo son? Podrás estar en el espectro totalmente opuesto al de ella, pero siguen siendo humanos, y nosotros debemos de tener un equilibrio.
“Toma este ejemplo: las personas con síndromes pesadísimos, como esquizofrenia, demencia y esas cosas, están funcionando perfectamente bien y en acorde a su psique. El mundo está lleno de cosas terribles y las vemos a diario . . . ¿o no? No solamente me refiero a robar, matar y mentir, hay cosas que simplemente vemos como normales, pero no deberían de serlo para nada. ¿Cuántas personas no te pueden contar una historia en la que alguien a quien amaban tanto se fue con tal y tal, que les mintió en la cara cien veces y nunca pudieron recuperarse de ello? ¿qué pasa con todas esas personas que se van a acostar con quien se les de la gana? ¿qué pasa con todas esas personas que les parece bien agarrar a quien sea y violarlas? ¿qué pasa contigo que piensas que ella tiene la culpa porque no tienes la seguridad suficiente como para amar enfrente de todas las dificultades que hay en esta vida? Todo esta funcionando perfectamente en el nivel psíquico, aquí tus etiquetas de malo o bueno no sirven para absolutamente nada, porque todos tienen un propósito bien definido. ¿Puedes ver todo eso que consideras malo y retorcido y no juzgarlo? y más aún, ¿entenderlo?
“Creo que ya te has dado cuenta que todo esto duele más por lo que tu imaginas que por lo que realmente está pasando. Vives en una cárcel hecha de ti mismo, de tus pensamientos y creencias, tanto que simplemente no puedes ver la realidad, no solamente lo que está pasando, pero todo lo que puede pasar. Nunca eres realmente ninguna de las cosas que te dicen hasta que las aceptas. Si te dicen sucio, simplemente por algo que no sabías, tienes de dos: o lo cambias, o te quedas igual y peleas contra ti mismo. Ese dialogo interno, esas luchas internas que llevas a cabo a través de todo el día no son realmente con esa persona, son contigo mismo. Y cuando veas a esa persona de nuevo, no lo vas a ver en realidad, solamente vas a poder verte a ti mismo juzgándote por lo que no aceptaste que eras. . . . Hermano, aceptar no significa dejar ser o tolerar, significa saber desde donde estás partiendo para lograr llegar hacía tu destino. Puede que la vida no sea una línea recta entre A y B, pero sigue teniendo una A y una B, un punto inicial y uno final. Si no sabes desde donde partir, nunca podrás realmente llegar a la tierra prometida. Es por eso que me agrada que seas sincero, aunque por lo que estés pasando no me pueda causar otra cosa que risa. Y es que cuando por fin lo veas desde otro lado, cuando hayas avanzado, te vas a reír de la misma manera.
“También sé que siempre has querido ser como yo. Tratas de caminar el mismo camino, con los mismos zapatos. . . . En algún momento también fui como tú. Tenía una novia llamada Darla por la cual perdí absolutamente la cabeza. No sabía que estaba pasando, pero algo realmente feo me estaba pasando. Me tomó 10 años salir de ella. ¿Y sabes lo que me hizo salir por fin de ella? Simplemente aceptar por lo que estaba pasando. No sé por cuántos años trate de regresar con ella, a veces nos vimos, cojíamos, tratamos de nuevo, pero nada funcionaba. Entonces un día se apareció mi abuelo por aquí, cerca de la casa, me preguntó cómo estaba nuestro padre, y después dijo que le había puesto Francisco por Goya. Jajaja. ¿Puedes creerlo? El viejo si que estaba loco. Pero en ese momento algo entró en mí, y empecé a escribir algo. En unos pocos días lo terminé, le puse de título La Transformación, como la novela de Kafka . . . sí, esa que erróneamente llaman La Metamorfosis, como la épica de Ovidio. En fin, en ella retrataba mi historia, simplemente la retrataba, y al final, en los últimos capítulos, trataba de encontrar la respuesta a lo que me estaba pasando . . . pero no la encontraba. Todos los primeros capítulos no me tomaron más de unas horas completarlos, pero ese último capitulo se portó muy mal conmigo. Y mientras trataba de descubrir lo que podía hacer, simplemente deje de pensar tanto en ella, y empecé a cambiar las cosas hacía mí. Fue entonces cuando me di cuenta de lo que estaba pasando: estaba culpándola a ella por cómo me sentía, por tener dudas con respecto a mí mismo, por simplemente depender de ella para recibir todo, porque sin ella y su aprobación aparentemente yo no existía. El abuelo siempre busco la aprobación de una mujer que conoció en Mazatlán, se llamaba Remedios; nuestros padres siempre tuvieron problemas consigo mismos, Linda una vez me contó que no se habían separado por nosotros, pero Pedro decía que por nosotros era por lo que se iban a separar. Y bueno, ahora lo están, pero no por nuestra culpa. Verás, siempre me ha causado mucha curiosidad que te hayan puesto Felipe, porque es “Fe” de Federico, “Li” de Linda y “Pe” de Pedro, y tú primer nombre, Ángel, mensajero, daría el significado de que tu vida es el mensaje o que eres el mensajero de las vidas de nuestros antepasados. Siempre me pareció curioso, pero ahora que me cuentas de ella, veo que era un mal presagio, pues estás cometiendo los mismos errores que ellos hicieron.
“Cuando terminé la obra, el último capitulo solamente decía todo aquello que me hacía feliz. La releí y estuve satisfecho con ella. Para terminarla, le puse un epígrafe por Chejov, que escribió en una carta para un amigo: ‘una historia sobre un hombre joven, el hijo de un siervo, que ha servido en una tienda, cantando en un coro, atendido el bachillerato y la universidad, que ha sido educado para respetar a todo aquel con mayor rango y posición, a besar las manos del padre, a reverenciar las ideas de otras personas, a ser agradecido con cada mota de pan, que ha sido muchas veces azotado, que ha ido de un pupilo a otro sin zapatos, que ha sido usado para atormentar animales, que ha disfrutado de cenar con sus relaciones adineradas, y ha sido hipócrita frente a Dios y al hombre desde la mera consciencia de su propia insignificancia—escribir sobre como este joven exprime al esclavo de sí, gota por gota, y como al despertar una hermosa mañana ya no siento en sus venas la sangre de un esclavo pero aquella de un hombre real.’
“Así que aquí, te digo a ti, ¿qué vas a hacer ahora que sabes que la relación que quieres tener con ella, y más aún, todas las relaciones que tienes, sean personas o objetos, dependen de la relación que tengas contigo?”
submitted by DanteNathanael to DanteNathanael [link] [comments]


2020.01.29 20:44 FanFan13 ¿Cuál es la diferencia entre Escort o Prostituta ?

En la mayoría de los países, una acompañante, por ejemplo unas escorts en ecuador y una prostituta son entidades diferentes con formas de trabajo completamente distintas que podrían llevar a la persecución de una y a la ausencia de cargos para la otra. Sin embargo, algunos estados pueden considerar a un acompañante como lo mismo que a una prostituta y pueden acusar a la persona de delitos similares a los de la trabajadora del sexo sin importar el tiempo que la persona trabaje como acompañante.
¿Qué es una escort?
En muchas circunstancias, un acompañante es un artista o un compañero de alguien que contrata sus servicios. El acompañante no necesita o incluso tener sexo disponible a cambio de un pago. El entretenimiento usualmente es a través del tiempo y la compañía del día, la semana o el mes. La persona que trabaja como acompañante puede proporcionar servicios de provocación que no se extienden al sexo. Además, el acompañante no suele vender sexo como parte de los servicios, incluso si la noche puede terminar con esto entre las dos o más partes. Este trabajador normalmente da algo más a través de un pago como una cita, alguien con quien pasar el tiempo o que le proporcione intelectual
La diferencia en los servicios
Mientras que el acompañante proporciona tiempo para el pago, el objetivo principal de la prostituta es adquirir dinero para el sexo. La prostituta no suele tener otros servicios a la venta y ni siquiera puede ofrecer otra cosa que no sea sexo. La forma de pago para el acompañante es generalmente dinero, pero puede aceptar algo más. El acompañante también acompañará al cliente a eventos de entretenimiento como una ópera, a un club o a una cena. La prostituta sólo prestará servicios sexuales de alguna forma en base a la cantidad de dinero que el cliente pagará.
La diferencia en la escort como persona
Por lo general, un acompañante trabaja para lograr dos objetivos al mismo tiempo. Estos incluyen la adquisición de fondos para los servicios prestados al cliente y para asegurar que el cliente reciba satisfacción por los servicios prestados. El acompañante quiere complacer a la otra parte con su presencia, incluso si es sólo para conversar por la noche. La necesidad de hacer algo de carácter sexual no tiene por qué entrar en la situación a menos que ambas partes estén de acuerdo en tener relaciones sexuales consensuadas. Sin embargo, el acompañante quiere repetir el negocio o la publicidad boca a boca asegurando la satisfacción del cliente. Esto a menudo requiere una táctica muy diferente.
La diferencia en la prostituta como persona
El objetivo principal de la prostituta es recibir dinero rápidamente y satisfacer al mayor número de clientes posible para adquirir esta compensación. Algunos pueden tener una adicción a las drogas o al alcohol que es un drenaje constante de fondos. Otras no tendrán otra personalidad que la de atraer al cliente al intercambio de dinero por sexo. En la mayoría de las interacciones, la prostituta no proporciona nada más que gratificación sexual. En raros casos, la prostituta puede besar u ofrecer conversación. Otra diferencia importante es que la trabajadora del sexo puede no tomar precauciones y podría propagar enfermedades de transmisión sexual. El acompañante puede ni siquiera ofrecer sexo, pero normalmente evitará esta acción practicando alguna forma de sexo seguro.
Diferencias por ley
Generalmente, cualquier prostitución que ocurra en cualquier estado que no sea Nevada es ilegal. La persona que provee los servicios está cometiendo un crimen junto con cualquier cliente que compre estos servicios. Sin embargo, la escolta no puede cometer ningún crimen cuando provee otros servicios que no incluyan el sexo. El intercambio de dinero no es específicamente para el sexo, y la escolta a menudo pasa por alto estos asuntos legales a través de tecnicismos. Los acompañantes a menudo también trabajan desde una casa o un hotel y pueden usar diferentes lugares para entretener a los huéspedes que pueden no tener nada que ver con un intercambio de dinero por servicios sexuales.
Las diferencias entre estos dos tipos de trabajadores también pueden cambiar los posibles cargos que puedan surgir de la aplicación de la ley. A un acompañante no se le suele pillar solicitando a alguien servicios sexuales a cambio de dinero o vendiendo sexo a cambio de una compensación. Además, un acompañante puede utilizar Internet u otras aplicaciones móviles para contactar con clientes en los que la mayoría de las prostitutas trabajan en la calle o intentan atraer a otros en persona.
Defensa legal como acompañante o prostituta
La persona acusada de participación en la prostitución o de ser acompañante puede necesitar contratar un abogado para defenderse de los cargos penales. El abogado tendrá que explicar la diferencia y cómo el acusado no fue parte de un delito sexual en el estado o que la evidencia es inválida de alguna manera.
submitted by FanFan13 to u/FanFan13 [link] [comments]


2018.08.08 13:07 JorgeGilManager Qué es Inbound Marketing - El Hipnotizador de Clientes

Una búsqueda en Google de "Inbound Marketing" arroja 17 millones de resultados… por lo que podemos decir que el Inbound Marketing ya es “algo” en el mercado hispano, en este artículo quiero dejar más o menos claro, para qué sirve y qué es Inbound Marketing.

De hecho, ¿qué significa Inbound Marketing?

📷
En este punto no voy a profundizar en la metodología exacta que utiliza el Inbound Marketing para (Cómo funciona el Inbound Marketing) satisfacer a nuestros clientes. Probablemente hayas escuchado el término “Inbound marketing” antes, aunque eso no lo hace mucho más claro, ahora llegaremos al quid de la cuestión para finalmente entender qué es Inbound Marketing.
El Inbound Marketing toma su nombre de el hecho de que atrae a tus clientes, es decir, su objetivo es que ellos te encuentren y no que tu tengas que salir a buscarlos, este concepto es el opuesto al de marketing tradicional u Outbound Marketing que implica llevar a cabo acciones de comunicación y esperar a que alguna o varias de ellas generen prospectos y clientes.
Si lo piensas el modelo que propone el Inbound Marketing es mucho más eficiente.

¿Por qué surgió el Inbound Marketing?

En primer lugar, la forma en la que nuestros clientes compran productos y servicios ha cambiado, prácticamente todas las decisiones de compra son basada en investigaciones que ellos mismos llevan a cabo en internet.
"La forma en la que nuestros clientes compran productos y servicios ha cambiado"
Cada vez son más los compradores que toman su decisión final basándose en sus propias investigaciones, no solo en lo que ven en comerciales de televisión o en sus correos electrónicos, debido a esa “autoeducación” sobre el producto que están pensando comprar, las estrategias de marketing tradicional pierden mucha efectividad.
El Inbound Marketing en gran medida lo que propone es la creación de información online, esta información será encontrada por nuestros clientes potenciales cuando realicen sus búsquedas sobre el producto o servicio que están pensando en adquirir o cuando están buscando la solución a alguno de sus problemas o necesidades, es como decirles “¡Yo soy tu solución!”
En segundo lugar, nuestros clientes potenciales se han cansado de ser “interrumpidos”, ¿que quiero decir con “interrumpidos”?. Las acciones de marketing tradicional de la actualidad se basan en la invasión e interrupción de nuestro cliente potencial en su día a día para con ello crear una conciencia de marca.
Mientras ves la tele tu programa se ve interrumpido para presentar publicidad, cuando vas al trabajo te encuentras con tantas vallas publicitarias que inconscientemente las ignoras y así sucesivamente, ¡Ojo!, no significa que estas estrategias no funcionen, sin embargo son menos efectivas.
Un estudio realizado en 2016 demostró que el 19% de los usuarios de internet en España utilizan bloqueadores de anuncios en sus dispositivos.
El concepto de Inbound Marketing rechaza la interrupción constante y propone un enfoque opuesto. Lo esfuerzos y resultados derivados del desarrollo de una estrategia de Inbound son solo vistos por aquellas personas a quien realmente queremos llegar, esta estrategia de marketing se enfoca en ofrecer siempre información útil.
Cuando hablamos de información útil nos referimos a contenido relevante y que soluciona el problema de nuestro consumidor, a ofrecerlo en el lugar y el momento adecuados, si creamos ese tipo de contenido podremos atraer tráfico de forma constante e ininterrumpida, además vamos a generar confianza y credibilidad por lo que con un poco de tiempo ese tráfico se traducirá en nuevos clientes.
Teniendo en cuenta que el 70% de la decisión de compra de un producto servicio se toma antes de que el cliente nos contacte, la creación de contenido web multicanal ayuda a contestar todas las preguntas que el cliente tiene durante ese proceso.
Si el contenido que creas es bueno, el cliente potencial se pondrá en contacto contigo cuando esté listo para comprar, sin la creación de este contenido cabe la posibilidad de que el cliente potencial nunca haya oído hablar de ti o de tu marca

¿Cuáles son los beneficios del Inbound Marketing?

Un estudio realizado por Harvard Business Review descubrió que la "simplicidad de decisión" era el factor más importante que influía en la probabilidad del cliente de cumplir con una compra prevista, comprar el producto repetidamente y recomendarlo a todos.
Los autores del estudio definen la simplicidad de la decisión como "la facilidad con la que los consumidores pueden recopilar información confiable sobre un producto y sopesar con confianza y eficacia sus opciones de compra".
El Inbound Marketing consigue que la “simplicidad de decisión” sea más fácil de conseguir porque les brinda información confiable y relevante antes, durante o después del inicio del proceso de adquisición del producto o servicio en si mismo.
El viaje del comprador es un marco utilizado por la industria del marketing para describir la progresión de un comprador a través del proceso de investigación y decisión que realiza antes de realizar una compra.📷 Etapa de conciencia: El comprador reconoce que tiene un problema Etapa de consideración: El comprador busca las mejores opciones para solucionar su problema. Etapa de decisión: El comprador elige la solución que mejor se adapte a sus necesidades y deseos para solucionar su problema.
Otro beneficio del Inbound Marketing es que cuando produces contenido de calidad, sigue produciendo resultados durante mucho más tiempo. Es importante que el contenido que creas sea de calidad, pues gracias a eso conseguirás que este obtenga mayor viralidad y con ello mayor atención de tus clientes potenciales, por no hablar de que los buscadores recompensan el contenido que resulta útil para las personas.

¿Cuanto tiempo tarda el Inbound Marketing en producir resultados?

La respuesta estándar es de seis a nueve meses, pero en mi experiencia personal, en tres meses vi un impacto representativo y en seis meses un incremento importante de ventas. Una pregunta importante que deberías realizarte antes de comenzar es “¿Que resultados necesito y para cuando los necesito?”.
Si produces demasiadas oportunidades de venta, lo cual es perfectamente posible, tu equipo de ventas no podrá hacer frente y perderás esos clientes potenciales. Es importante que establezcas objetivos realistas basados en la capacidad de producción de tu negocio.
Es bastante realista considerar tus primeros seis meses aplicando una estrategia de Inbound Marketing como un período de aprendizaje, así verás que funciona y que no, además en ese tiempo conseguirás crear una buena relación con los buscadores y un posicionamiento decente si haces una buena elección de tus palabras clave.
Un estudio realizado por un estudiante de MBA del MIT demostró que las empresas que aplican satisfactoriamente estrategias de Inbound Marketing consiguen un aumento de sus clientes medio de 4,29 en seis meses y un aumento de los ingresos por ventas de hasta un 72% en un año.

Si comienzo mi estrategia de Inbound Marketing, ¿Debo detener todas mis otras acciones de marketing?

No, no y definitivamente no, a menos que tus resultados con las campañas que estás llevando a cabo ya hayan tocado fondo y sepas que estás perdiendo tiempo y dinero.
De hecho, si decides iniciar tu estrategia de Inbound Marketing, tus clientes potenciales probablemente vendrán de tres vías:
Quizás el contenido de tu blog ha atraído visitantes, sin embargo aún no los ha persuadido para que compren tu producto. El siguiente paso es hacerle una llamada telefónica a tu cliente para de esa forma averiguar en qué punto del “viaje del comprador” se encuentra u obtener algunos comentarios sobre cómo mejorar el contenido de tu blog.
Descubre 7 Estrategias de Marketing Infalibles para 2018 aquí
Este es un ejemplo de cómo ambas estrategias de marketing (Inbound y outbound) pueden funcionar correctamente juntas.
Quizás te estés preguntando...

¿Que hago durante mis primeros seis meses mientras espero que mis clientes lleguen?

Una buena idea es echarle un vistazo a tu lista de clientes potenciales existente o bien a tu lista de clientes, si tu producto o servicio ha sido bueno ¿por que no repetirían?.
También es importante que crees un inventario de tus tácticas y estrategias de marketing existentes y buscar la forma de integrarlas con tu estrategia de Inbound Marketing, además, no debes descuidar las actividades que de alguna forma te estaban dando resultado como envío de emails, redes sociales, PPC o incluso llamadas telefónicas.
Se trata principalmente de que tu estrategia de Inbound Marketing se fusione correctamente con las estrategias Outbound con las que estés trabajando en ese momento

¿Puedo aprender estrategias de Inbound Marketing por mi mismo?

Por supuesto que puedes hacerlo, sin embargo, tanto si eres una empresa como si eres un emprendedor, quizás no tengas el tiempo para llevar a cabo ese aprendizaje y por ese motivo te puede interesar contratar a un especialista o una agencia, que te aporte experiencia y acorte el periodo hasta la consecución de resultados.
Debes tener en cuenta que una estrategia de Inbound Marketing no es solo un proyecto paralelo, debes dedicarle tiempo a tu investigación, planificación y ejecución para así obtener los mejores resultados para tu negocio
Haz clic si deseas que desarrolle una estrategia de Inbound Marketing para tu negocio
Sin embargo, si tienes el tiempo necesario para desarrollar tu estrategia de Inbound Marketing, a continuación te dejo los seis pasos básicos para comenzar con el pie derecho.

¿Cómo comenzar tu estrategia de Inbound Marketing desde cero en 6 pasos?

Primer paso: Consigue algo de asesoramiento e información

Hay muchas cosas que aprender sobre Inbound marketing y Marketing Digital en general si apenas estás comenzando. Infórmate con un experto al menos al principio del proceso de planificación, la ayuda te puede venir bien aunque sea para desarrollar un Calendario editorial de garantías para tus primeros seis meses.
Con una buena planificación conseguirás mejores resultados y en menor tiempo, si te soy honesto, la mayoría de mis clientes me contratan para ser asesorados en las fases de investigación y planificación más que en la fase de ejecución.
Es importante que determines cuáles recursos utilizarás para difundir tu información, ¿utilizarás tu web?, bien, ¿la construirás con un CMS o no?, ¿tendrá blog?, ¿Que RRSS utilizarás?, etc.
Para tomar estas decisiones necesitas buena información y para conseguirla necesitas conocimiento o asesoramiento, no lo tomes a la ligera.

Segundo paso: Elige los medios que utilizarás

Este punto es consecuente con el anterior, elige los medios en donde vas a difundir todo el contenido que vas a crear, tener un blog en tu web es indispensable, una canal de YouTube, quizás alguna otra plataforma de video como Vimeo, Facebook y Twitter desde luego.
Además debes definir qué herramientas usarás para optimizar todo el proceso de gestión de todos los medios que has seleccionado, Hootsuite es un buen ejemplo de gestor.

Paso tres: Crea el perfil de tu cliente digital ideal

Seguramente ya estés familiarizado con este proceso, ¿cuál es el tipo de cliente ideal para tu negocio?, es decir, ¿Como seria la persona que compraría tu producto sin dudar’. Para dar respuesta a esta pregunta debes contestar preguntas como.
Y todas aquellas condiciones que puedan influir en la adquisición de tu producto o no, por ejemplo, un hombre de 35 años, casado y con dos hijos probablemente sea más propenso a comprar un coche familiar que un deportivo, ¿no crees?.

Paso cuatro: Conocer donde hacen clic tus usuarios.

Si conoces en donde hacen clic tus usuarios podrás utilizar mejor ese tipo de recursos para aumentar la tasa de interacción de tus usuarios con tu página web u otro contenido.
Quizás te estés preguntando como saber donde hacen clic tus usuarios, es muy sencillo, personalmente utilizo SmartLook, esta herramienta genera grabaciones de todos mis usuarios y de su comportamiento al navegar a través de mi web, tanto en móvil como en PC.
Haz clic si quieres conocer mejor SmartLook.

Paso cinco: No te apresures.

Así es, no tengas prisa por vender, es indispensable que brindes información de calidad y cuando resulte coherente, tus servicios, cada pieza de contenido que crees no puede ser una carta de venta, Dales a tus usuarios buena información y ellos volverán cuando necesiten una solución como la que ofreces.
Si conviertes tu contenido en publicidad encubierta solo conseguirás generar rechazo en tus espectadores y usuarios, en ese caso no volverán ni siquiera aunque necesiten tus servicios.

Paso seis: Cierra el ciclo

La monitorización y el análisis son indispensables, es importante que implementes herramientas para conocer qué funciona mejor, que tipo de contenido genera más interacción, que tipo de contenido provoca que tu cliente vuelva o que tipo de contenido genera más ventas, todos son importantes pues forma parte de una misma estrategia.
Conociendo esta información puedes determinar cuando la información que brindas sobre alguno de tus productos específicos no genera los suficientes cierres, en ese caso podrás crear el tipo de contenido necesario para generar más ventas sobre esa línea de producto.
Espero que te haya gustado este artículo y que te haya resultado útil, sí fue así, compártelo
submitted by JorgeGilManager to u/JorgeGilManager [link] [comments]


2017.07.03 08:12 albedrio Uteros de alquiler

Por una vez (y espero que sirva de precedente) me siento acorde con las comadres feministas. Se acaban de alzar contra los experimentos de maternidad subrogada, para entendernos, el alquiler de úteros. Efectivamente,los úteros de alquiler constituyen una afrenta a la dignidad de la mujer. Se trata de una moda miserable, pensada sobre todo para el lucimiento de los señoritos del famoseo, los que se desviven por aparecer en el fotocol de la gilipollería. (Perdón por tantos neologismos). Imagino que habrá otros casos más comprensibles de algunas mujeres que no quieren o no pueden parir como Dios manda. Por eso recurren a los úteros de alquiler, con la ñoñería de llamarlos vientres de alquiler o, peor, maternidad subrogada. De esa forma pueden presumir de madres sin serlo. Claro que el Código Civil ha prescindido ya de las palabras padre y madre. Ahora son "progenitor A" y "progenitor B". Es lástima tanta tontería, pues la maternidad es un derecho y un hermoso privilegio que no admite el triste sucedáneo de alquilar un útero anónimo.
Muchos habíamos visto esperanzados el templado liberalismo de los que a sí mismos se llaman Ciudadanos con mayúscula. ¿Es que los demás no merecen tal honroso título? Pero sigamos. Por ese lado ha sido una desagradable sorpresa ver cómo su caudillo, Albert Rivera, anima a las parejas infértiles (incluidas las homosexuales) a alquilar úteros para lograr una maternidad contra natura. Se le nota, además, una vergonzante inseguridad al argüir que esa infausta operación provoca la igualdad y resulta altruista. Desde luego, al tal Rivera aún le chorrea el agua del bautismo, tan candoroso se muestra. Lejos de ser altruista o desinteresado, el alquiler del útero es un tráfico ilícito que se hace seguramente por dinero, en estado de necesidad. Otro argumento falaz del verboso político catalán es que con la práctica que digo se favorece la igualdad. No se ve por ninguna parte. Se trata de un mercado que satisface en primer lugar a ciertos señoritos adinerados a costa de la indignidad de unas pobres mujeres obligadas a parir por encargo. Vamos, lo más opuesto que puede haber al liberalismo y a la moderación. A veces, los políticos nos dan estas sorpresas, acuciados de salir como sea en los telediarios.
Lo que no entiendo es la serie de cautelas que impone la propuesta de Ciudadanos para que se legalice la práctica del alquiler de úteros. Dicen, por ejemplo, que la mujer que se decide por el infame comercio debe tener más de 25 años y haber parido ya algún hijo de forma, digamos, natural. No entiendo el límite de edad. Tampoco me cabe en la cabeza que se excluya de ese derecho a las mujeres infértiles. Tales limitaciones indican que la propuesta se hace con algún sentimiento de culpa o de inseguridad moral. En cuyo caso merecería cierta comprensión. Al final queda la duda: ¿no tiene Ciudadanos otras iniciativas más plausibles? No entiendo qué tipo de votos y cuántos espera conseguir con la extraña iniciativa que comento.
Hemos llegado a un punto de degeneración moral en el que se puede exhibir un hijo como un triunfo social más. Pues no. Bien está engendrar descendencia, pero nunca como una especie de obligación social. Me refiero a esa sociedad que se desvive por aparecer (incluso pagando) en las revistas y programas del corazón.
Comprendo que uno de los graves problemas colectivos de nuestro tiempo es la escasa y declinante natalidad. Pero no se infiere por ello que exista una obligación general de traer hijos al mundo cuando se traspasan los límites de la naturaleza. Existen muchas situaciones dignas en las que no se puede o no se desea tener hijos. Respecto a la mínima natalidad de lo que antes se llamaba raza blanca, cabe el consuelo de que se vea compensada con la alta fecundidad de los inmigrantes de otras etnias. Al final se generalizará el mestizaje, que siempre es cosa buena.
En los casos de infertilidad de la pareja siempre se puede recurrir al expediente de la adopción, tan antigua como la humanidad organizada. En el caso de algunos emperadores romanos, el sistema de adopción resultó muy positivo. Pero, seamos realistas, en general, los hijos adoptados suelen derivar en graves conflictos de personalidad. No digamos cuando se disponga de casos suficientes de personas venidas al mundo a través de inseminación artificial o un útero alquilado. También son ganas de provocar daños y conflictos irresolubles. Aun aceptando la posibilidad de la adopción o del alquiler de útero, tales casos deberían ser solo excepcionales, nunca como un ejercicio de exhibición social. Pero nos encontramos en una sociedad en la que abunda el exhibicionismo en todos los sentidos. Ese es el progenitor B del cordero.
submitted by albedrio to PlazaExtremadura [link] [comments]


2016.11.19 23:15 ShaunaDorothy Pan y Rosas recicla a Selma James - Contra las teorías feministas sobre el trabajo doméstico - Revisionistas de ayer y hoy

https://archive.is/lMvv9
Espartaco No. 46 Octubre de 2016
Mujer y Revolución
La agrupación feminista y supuestamente marxista Pan y Rosas —asociada a la Fracción Trotskista-Cuarta Internacional (FT-CI) y con filiales en Argentina, México, España y otros países— ha estado desempolvando las viejas teorías antimarxistas de Selma James, una feminista “radical” estadounidense que alcanzó cierta popularidad en los años 70 promoviendo la noción falsa de que el trabajo doméstico es trabajo productivo central al capitalismo. Las teorías de Selma James procuran apuntalar un programa reaccionario. Dado que, según ella, las amas de casa desempeñan el papel central en la producción capitalista al producir al “trabajador mismo” y su fuerza de trabajo, no deberían buscar empleo fuera del hogar. Llevando sus fantasías al extremo, James sostenía (quizá aún sostenga) que los sindicatos deberían ser aplastados, que los izquierdistas eran los agentes conscientes del capitalismo, que el libro seminal de Lenin ¿Qué hacer? era una obra “fascista”, ¡y que todas las mujeres que conseguían empleo fuera del hogar eran esquirolas porque quitaban el trabajo a los hombres! (ver “Selma James vende machismo y anticomunismo”, Women and Revolution No. 7, otoño de 1974).
Aunque Pan y Rosas no hace suyos todos los esperpentos de James —de hecho, no dice una palabra sobre estas grotescas posiciones de su veterana hermana feminista—, sí retoma su tesis central. Hace ya algunos años, como parte de una entrevista a Selma James, Pan y Rosas saludó retrospectivamente el folleto de 1972 El poder de la mujer y la subversión de la comunidad, coescrito por James y la feminista italiana Mariarosa Dalla Costa, en el que éstas presentaron sus teorías sobre el “trabajo doméstico no remunerado” (ver Pan y Rosas No. 2, 22 de mayo de 2008). En Pan y Rosas. Pertenencia de género y antagonismo de clase en el capitalismo (Andrea D’Atri, Buenos Aires: Ediciones IPS, 2013), un libro que ha visto ya varias ediciones en al menos cinco países, la FT-CI retoma el núcleo de las tesis de Dalla Costa y James:
“El capitalismo, con el desarrollo de la tecnología, ha hecho posible la industrialización y, por tanto, la socialización de las tareas domésticas. Sin embargo, si esto no sucede es, precisamente, porque en el trabajo doméstico no remunerado descansa una parte de las ganancias del capitalista que, así, queda eximido de pagarle a los trabajadores y a las trabajadoras por las tareas que corresponden a su propia reproducción como fuerza de trabajo (alimentos, ropa, esparcimiento, etc.)”.
El trabajo doméstico no es fuente de la ganancia capitalista, la cual proviene de la plusvalía: el salario de un obrero corresponde a la parte de la jornada durante la cual éste produce el equivalente a lo que le cuesta mantenerse a sí mismo y a su familia. La otra parte de la jornada, el obrero trabaja sin remuneración, produciendo plusvalía que el capitalista se embolsa en forma de ganancias. Los genuinos comunistas estamos por poner fin a la esclavitud doméstica mediante la creación de instituciones colectivas gratuitas que se ocupen de todas esas tareas, incluyendo prominentemente la crianza misma de los niños. Esta perspectiva, que implica remplazar a la familia nuclear —la principal institución para la opresión de la mujer en el capitalismo—, sólo puede realizarse mediante la revolución socialista (ver también “El comunismo y la familia” en Espartaco No. 45, mayo de 2016).
El artículo que publicamos abajo, traducido de Women and Revolution No. 5 (primavera de 1974, antiguo órgano de la Comisión de la Mujer de la Spartacist League/U.S.), demuele desde los cimientos las teorías de Pan y Rosas, James y Dalla Costa, cuyo objetivo es hacer una mezcolanza antirrevolucionaria entre el feminismo burgués y el marxismo.
El folleto El poder de la mujer y la subversión de la comunidad de Mariarosa Dalla Costa (coeditado por Falling Wall Press y un grupo de individuos del Movimiento por la Liberación de la Mujer de Inglaterra e Italia, 2da. edición, febrero de 1973 [publicado en español por Siglo XXI en 1975]), con una extensa introducción de Selma James, ha provocado gran controversia en muchas organizaciones de mujeres, sobre todo en Europa e Inglaterra (ver, por ejemplo, los números más recientes de la revista Radical America, Vol. 7, Nos. 4 y 5, dedicados enteramente a las cuestiones ahí planteadas).
El poder de la mujer y la subversión de la comunidad es básicamente un intento de llevar más allá la simple redefinición tercermundista del concepto de clase, es decir, la afirmación de que los más oprimidos, los “parias de la tierra”, son las nuevas fuerzas revolucionarias. Abandonando esta línea, que hasta ahora había bastado a los feministas radicales, y citando el análisis de Marx del capitalismo, el folleto intenta probar que el papel de las mujeres en la producción capitalista es central y por lo tanto también debe serlo su papel en la revolución proletaria. Pero su intento fracasa miserablemente o, mejor dicho, sólo triunfa distorsionando totalmente el análisis de Marx de la producción capitalista.
En términos de contribuciones teóricas, el folleto no merece mayor atención por parte de los marxistas, pero, dado que muchas mujeres subjetivamente revolucionarias están buscando modos de integrar su feminismo al marxismo mediante el hallazgo de algún “eslabón perdido” programático, es importante refutar la pretensión fraudulenta de esta obra de ser un análisis marxista, pretensión que, de ser aceptada, sólo llevaría a las mujeres a otro callejón sin salida. ¡Lo cierto es que no existe ningún “eslabón perdido” entre el feminismo y el marxismo, dos perspectivas fundamental e implacablemente contrapuestas!
Además de este folleto, hay otras dos obras importantes donde se exponen las teorías de Dalla Costa y James. “Women, the Unions and Work, or What is Not to be Done” [Las mujeres, los sindicatos y el trabajo, o qué no hacer] de Selma James (publicado originalmente por Crest Press de Londres y luego por Canadian Women’s Educational Press de Toronto) es un ataque explícito contra la izquierda y en particular contra los sindicatos, a los que considera organizaciones estrechas y excluyentes a las que las mujeres deben oponerse. “Wages for Housework” [Salario para el trabajo doméstico] de Giuliana Pompei, con contribuciones de la discusión de una conferencia feminista celebrada en Padua en 1972 (editado por Cambridge Women’s Liberation, traducido por Joan Hall y reimpreso por Canadian Women’s Educational Press de Toronto), retoma el tema central de Dalla Costa de las amas de casa como obreras productivas y enfatiza la exigencia de “salario para el trabajo doméstico” (que la propia Dalla Costa no enfatiza).
Para los marxistas resulta frustrante lidiar con estas obras, por sus muchas contradicciones internas. Pese a ello, a continuación intentamos resumir algunos de los aspectos más importantes de la teoría. (Aunque James le atribuye a Dalla Costa el nuevo descubrimiento, ambas lo desarrollaron, y de hecho James aporta argumentos que no presenta Dalla Costa.)
Las teorías de Dalla Costa y James
  1. Las mujeres son productoras vitales para el capitalismo, aun cuando no trabajen fuera del hogar. “Lo que queremos decir precisamente es que el trabajo doméstico como trabajo es productivo en el sentido marxista, es decir, produce plusvalía”.
  2. Producen una mercancía “privativa del capitalismo: el ser humano, ‘el trabajador mismo’”. Este trabajador, al venderle su fuerza de trabajo al capitalista, le permite a éste usarla para producir un valor mayor al que paga por esa fuerza de trabajo, produciendo así plusvalía. Pero son las mujeres quienes realmente producen esa plusvalía, puesto que producen a los obreros y su fuerza de trabajo.
“La capacidad de trabajar reside sólo en el ser humano cuya vida se consume en el proceso de producción. Primero tiene que estar nueve meses en el útero, hay que alimentarlo, vestirlo y educarlo; después, cuando trabaja, hay que hacerle la cama, limpiarle el suelo, preparar su mochila, no satisfacer pero sí calmar su sexualidad, tenerle la comida preparada cuando llega a casa, aun cuando sean las ocho de la mañana, de regreso del turno de noche. Así es como la fuerza de trabajo se produce y reproduce cuando se consume diariamente en la fábrica o la oficina.
“Describir su producción y reproducción básicas es describir el trabajo de las mujeres”.
Así, al “trabajador mismo” se le identifica con la “fuerza de trabajo” como la mercancía producida.
  1. El descubrimiento de que la familia es uno de los centros de la producción capitalista se había mantenido oculto porque los marxistas tradicionalmente se han enfocado en la clase obrera (que James y Dalla Costa equiparan constantemente con los hombres), pero esta función vital también se mantiene oculta porque a las mujeres no se les paga un salario por su trabajo. “Dentro del hogar hemos descubierto nuestro trabajo invisible...el fundamento invisible —invisible porque no se paga— sobre el que descansa toda la pirámide de la acumulación capitalista” (Pompei, “Wages for Housework”). Eso lleva a la exigencia de “salario para el trabajo doméstico” como un modo de poner al descubierto la función de las mujeres.
  2. Esta división del proletariado entre asalariados (hombres) y no asalariados (mujeres), creada por la transición del feudalismo al capitalismo, fue el quiebre fundamental entre hombres y mujeres y la alienación de los hijos de ambos. Esta distinción entre asalariados y no asalariados debe eliminarse.
  3. “El capital estableció la familia como familia nuclear y subordinó, dentro de ella, la mujer al hombre... [E]l capital ha creado el papel femenino y ha hecho del hombre de la familia el instrumento de esta reducción”. La creación del trabajo asalariado completó la subordinación de la mujer, quien, por no recibir un salario, parece estar excluida de la producción social.
  4. Las mujeres ya no deben seguir aceptando esta función. Según James: “Si la producción de uno es vital para el capitalismo, negarse a producir, negarse a trabajar, es una palanca fundamental de poder social”.
  5. Las mujeres deben oponerse a la afiliación en sindicatos, pues “al igual que la familia, éstos protegen a la clase a expensas de las mujeres”. Al excluir a los no asalariados, los sindicatos dividen a la clase y hacen imposible la lucha común. Además, el capitalismo usa a los sindicatos específicamente para contener la combatividad obrera.
  6. También las organizaciones de izquierda deben ser rechazadas, por estar “dominadas por el hombre”. Además, la izquierda cree que la solución para las mujeres está simplemente en adquirir “conciencia sindical” o en adoptar las “formas de lucha que han utilizado tradicionalmente los hombres”, es decir, las formas del movimiento obrero organizado.
  7. James y Dalla Costa ofrecen “a las amas de casa una vida social que no es la de otro empleo. Les ofrecemos la lucha misma”. Así que las mujeres deben negarse a trabajar fuera del hogar y dentro de él, y en vez de ello participar en “la lucha misma”. “Los que propugnan que la liberación de la mujer de clase obrera depende de que obtenga un trabajo fuera de la casa forman parte del problema, no de la solución”. ¿Y cómo sobrevivirán las mujeres? El crecimiento del movimiento femenino les dará sustento.
Por qué las amas de casa no son trabajadoras productivas
Dos conceptos clave conforman la base de la teoría de Dalla Costa y James de las mujeres como trabajadoras productivas: su producción de trabajadores-fuerza de trabajo (es decir, la crianza de hijos y el cuidado del esposo-obrero) y su papel en el “consumo” (las compras, la cocina, etc.) “como parte de la producción”. El argumento de que estos dos aspectos hacen que el trabajo doméstico produzca plusvalía ignora dos distinciones cruciales que hizo Marx. Éstas son: 1) la diferencia entre el consumo industrial y el consumo privado (es decir, el consumo familiar) y 2) la diferencia entre el trabajo productivo bajo el capitalismo, es decir, el trabajo asalariado que le permite al capitalista obtener plusvalía, y el trabajo simple, que produce sólo valores de uso.
Después de afirmar que “los llamados marxistas habían dicho que la familia capitalista no producía para el capitalismo, no era parte de la producción social”, James admite que “el mismo Marx no parece haber dicho en ninguna parte que lo fuera”. James es una revisionista clásica, es decir, quiere usar la inmensa autoridad de Marx, pero para ello tiene que torcer sus palabras para hacerlas encajar con sus propias teorías. De este modo justifica la peculiar omisión de Marx de no haberse declarado explícitamente en apoyo a su teoría:
“Baste decir que, en primer lugar, Marx es el único que ve el consumo como una fase de la producción: ‘es producción y reproducción de ese medio de producción, tan indispensable para el capitalista: el trabajador mismo’ (El capital, vol. I, p. 481.) Segundo, sólo él nos ha dado las herramientas para hacer nuestro propio análisis. Y finalmente, nunca fue culpable de los disparates que Engels, a pesar de sus numerosas aportaciones, nos ha echado encima...”.
Consumo privado vs. consumo industrial
Hay dos clases de consumo en el capitalismo, el industrial y el privado. Marx escribe:
“El consumo del obrero es de dos clases. En la producción misma, su trabajo consume medios de producción... Y, por otra parte, el obrero invierte en medios de vida el dinero que le paga el comprador de la fuerza de trabajo: es su consumo individual. Consumo productivo y consumo individual del obrero son, por tanto, totalmente distintos entre sí. En el primero el obrero actúa como fuerza motriz del capital y pertenece al capitalista; en el segundo, se pertenece a sí mismo y ejerce sus funciones de vida, al margen del proceso de producción”.
—El capital, Tomo 1, capítulo XXI (énfasis añadido)
Desde luego, los capitalistas toman en cuenta este consumo privado, pues es necesario para mantener y reproducir la fuerza de trabajo, sin la cual el capitalismo no puede existir, y como tal se le considera “un aspecto necesario del proceso de producción”. Pero, señala Marx, “el capitalista puede confiar tranquilamente el cumplimiento de esta condición al instinto de conservación y perpetuación de los propios trabajadores”. El hecho de que comer, vivir y reproducirse sea necesario no hace que la familia sea un “centro de la producción social”. Estas actividades tienen lugar independientemente de la forma de la producción social. El consumo individual en el hogar no es producción capitalista, pues la familia no le pertenece al capitalista. El obrero se pertenece a sí mismo y vende su fuerza de trabajo al capitalista. Éste no tiene que preocuparse de cómo el obrero se reproduce y vive (salvo para asegurarse de que se siga viendo forzado a vender su fuerza de trabajo). Así, si bien en el sentido más amplio, el consumo individual privado es un “aspecto” de la producción, es decir, se le toma en cuenta, sobre todo en el cálculo de los salarios, no es, en ningún sentido, producción capitalista. Es por eso que Marx dice que el consumo privado individual tiene lugar al margen del proceso de producción.
Trabajo productivo
Dalla Costa y James abusan violentamente del concepto marxista de “trabajo productivo”. No es claro para quién se realiza este “trabajo productivo” en el hogar, dado que el capitalista no es dueño de la familia nuclear. Claramente Dalla Costa no quiere hacernos creer que el ama de casa sea una esclavista (pues produce “seres humanos” que son mercancías), ni una minicapitalista (dado que posee sus “medios de producción”, que son sus órganos reproductivos). Dalla Costa dice que las mujeres “producen” gente. En el sentido biológico, eso es cierto. Pero esa “producción” no es “trabajo productivo” en el sentido marxista, como ella afirma.
James dice que la mercancía que ellas producen son los “seres humanos”. En otra parte, se refiere a esta mercancía como la “fuerza de trabajo”. Pero debe hacerse la distinción. Bajo el capitalismo, los seres humanos no son mercancías (como lo son en las sociedades esclavistas). Bajo el capitalismo los obreros son “libres” de vender su fuerza de trabajo. Es precisamente la venta de esa fuerza de trabajo como mercancía y su alienación con respecto a los obreros lo que caracteriza la producción capitalista:
“...la fuerza de trabajo sólo puede aparecer en el mercado como mercancía siempre y cuando sea ofrecida en venta o vendida como una mercancía por su propio poseedor, la persona cuya fuerza de trabajo es. Y, para que su poseedor la venda como mercancía, necesita poder disponer de ella, es decir, ser propietario libre de su capacidad de trabajo, de su persona”.
—Marx, op. cit. Tomo 1, capítulo IV, subtítulo 3
Pero tampoco el otro trabajo que las mujeres realizan en el hogar —el cuidado, alimentación y mantenimiento general de los obreros (maridos)— es trabajo productivo en el sentido marxista. La pregunta clave que hay que hacerse respecto a este trabajo es: ¿produce valor? y, si es así, ¿cómo se determina el valor de esta “fuerza de trabajo”? Porque si el trabajo de las amas de casa produjera valor, éste debería encarnarse en la mercancía —la fuerza de trabajo, según Dalla Costa— que este trabajo mantiene.
La producción de fuerza de trabajo es producción simple de mercancía. La fuerza de trabajo se produce y se vende a cambio de valores de uso con los cuales se satisfacen las necesidades humanas inmediatas. Ira Gerstein, en su artículo “Domestic Work and Capitalism” (Trabajo doméstico y capitalismo, publicado en Radical America Vol. 7, Nos. 4 y 5), contrasta esta producción simple de mercancías con la producción capitalista:
“La producción es limitada, porque la cantidad producida no puede rebasar la capacidad, el deseo y la necesidad de consumo del ser humano, que son finitos. En cambio, el fin del capitalista es aumentar continuamente la plusvalía. Esto no tiene nada que ver con su consumo personal... La fuerza de trabajo no se aumenta sin límite como un modo independiente de apilar riqueza”.
Marx analiza de este modo el valor de la fuerza de trabajo:
“El valor de la fuerza de trabajo, como el de cualquier otra mercancía, se determina por el tiempo de trabajo necesario para producir y también, naturalmente, para reproducir este artículo específico. En cuanto valor, la fuerza de trabajo representa solamente una determinada cantidad del trabajo social medio materializado en ella...
“La cantidad de medios de vida necesarios para producir la fuerza de trabajo incluye, por tanto, los que hacen falta para sostener a los sustitutos, es decir, a los hijos de los trabajadores, asegurando la perpetuación en el mercado de esta raza de poseedores de una mercancía excepcional...
“El valor de la fuerza de trabajo se traduce en el de una determinada cantidad de medios de vida”.
—Ibíd.
La fuerza de trabajo se crea mediante el consumo de bienes materiales (alimento, ropa) y de servicios (atención médica, educación). La suma del valor de estos medios de sustento es el valor de la fuerza de trabajo. El trabajo doméstico que realizan las amas de casa al procesar estas mercancías claramente no se toma en cuenta cuando se calcula el total. El trabajo doméstico no le añade valor a la mercancía fuerza de trabajo. Esto no significa que las mujeres no trabajen dentro del hogar, pero esta esclavitud doméstica no es producción capitalista y por lo tanto no se considera al analizar las relaciones productivas capitalistas.
La producción de fuerza de trabajo
Según Gerstein, “la fuerza de trabajo es la única mercancía de la sociedad capitalista cuya producción general no se realiza de manera capitalista”. Sin embargo, hay otras mercancías que no se producen “de manera capitalista” en el capitalismo; por ejemplo, las materias primas naturales, como los peces que se pescan en el mar. Estos existen y se reproducen a sí mismos, aunque no de manera capitalista. Y la producción de seres humanos, que poseen en sí mismos la capacidad de trabajo, debe verse del mismo modo que la de esos otros productos naturales, puesto que la propagación de la especie humana es un acto natural. La autoproducción de las cosas y los servicios que el obrero y su familia consumen tiene lugar fuera del conjunto de la economía política capitalista. Es, además, una actividad universal de los seres vivos (el “instinto de conservación” que Marx señala). James, al insistir obstinadamente en que “en el capitalismo no hay nada que no sea capitalista”, oscurece la distinción fundamental entre la producción de fuerza de trabajo y la producción capitalista.
Cuando decimos que la propagación es un “acto natural”, debe quedar claro, sin embargo, que la forma de familia en que esta propagación se organiza no está determinada simplemente por la biología, sino por la sociedad.
Orígenes de la familia
¿Cómo fue que las mujeres se vieron esclavizadas en el hogar? No fue el capitalismo quien creó esta esclavitud doméstica, cuyos orígenes, mucho más antiguos, surgieron del desarrollo de la propiedad privada y del excedente social que los hombres acumularon de su trabajo. Según Engels en El origen de la familia, la propiedad privada y el estado, en la Edad de Piedra la tierra pertenecía en común a todos los miembros de la tribu. Si bien había una división del trabajo entre los sexos, también había igualdad, pues todos participaban en el trabajo productivo y contribuían a la economía. Cuando con el tiempo aumentó la capacidad productiva de los seres humanos, se hizo redituable el utilizar esclavos —la primera forma de propiedad privada—. El ganado, la tierra y otras formas de propiedad también se privatizaron por primera vez, provocando una revolución al interior de la familia. Los hombres siempre habían sido responsables de procurar las necesidades de la vida, pero ahora, a pesar de que la división del trabajo al interior de la familia se mantuvo esencialmente inalterada, el trabajo doméstico que realizaban las mujeres dejó de contar en comparación con el poder económico de los hombres. Engels concluyó que las mujeres podrían conquistar la igualdad con los hombres sólo cuando volvieran a participar en igual medida que ellos en la producción económica general.
James dice que Marx “nunca fue culpable” de estos “disparates” de Engels. Pero, si esto es cierto, es sólo porque Marx murió (en 1883) un año antes de que Engels completara esta obra que ambos habían concebido como un libro conjunto. De hecho, en el prefacio a la primera edición, Engels afirma: “Los capítulos siguientes vienen a ser, en cierto sentido, la ejecución de un testamento. Carlos Marx se disponía a exponer personalmente los resultados de las investigaciones de Morgan...tengo a la vista, junto con extractos detallados que hizo de la obra de Morgan, glosas críticas que reproduzco aquí, siempre que cabe”.
Dalla Costa y James sostienen opiniones divergentes en cuanto a la cuestión de los orígenes de la opresión de la mujer, y ambas se equivocan. James afirma que el sexismo primordial es la raíz de la opresión de la mujer. Dalla Costa, por su parte, afirma que es resultado de las relaciones económicas capitalistas, tesis que la lleva a afirmar que la posición de la mujer en la sociedad feudal era en cierto modo más progresista:
“En la medida en que los hombres han sido las cabezas despóticas de la familia patriarcal...la experiencia de las mujeres, los niños y los hombres fue una experiencia contradictoria... Pero, en la sociedad precapitalista, el trabajo de cada uno de los miembros de la comunidad de siervos se consideraba dirigido a un objetivo: o bien la prosperidad del señor feudal o nuestra supervivencia... El paso de la esclavitud a la fuerza de trabajo libre separó al hombre proletario de la mujer proletaria...”.
La insistencia de Dalla Costa y James en la importancia del trabajo productivo de las amas de casa como central en su potencial revolucionario contradice las afirmaciones de que: 1) con la transición desde el feudalismo, la mujer fue excluida del trabajo productivo por la fuerza, y 2) el feudalismo era menos opresivo para las mujeres que el capitalismo, puesto que en aquél las mujeres eran reconocidas como trabajadoras productivas.
El capitalismo en realidad sentó las bases para la liberación de la mujer, porque: 1) una vez más, abrió el camino a la participación de las mujeres en la producción social, creando oportunidades para el desarrollo de su conciencia social y para la lucha organizada contra la opresión fuera de la estructura unifamiliar aislada; y 2) el ascenso del concepto burgués del individuo libre —contrapuesto a las nociones medievales del linaje, el privilegio aristocrático y la dominación religiosa, que codificaban la creencia de que la mujer era inferior— sentó las bases intelectuales para el reconocimiento de las mujeres como humanos plenos con derechos iguales a los del hombre, un concepto totalmente ajeno a la mentalidad medieval (y aparentemente irrelevante para Dalla Costa).
El capitalismo creó las bases de la emancipación de la mujer mediante el desarrollo de las fuerzas productivas, pero ya hace mucho que ha sobrevivido a su papel histórico progresista y ahora constituye una barrera tanto al mayor desarrollo de las fuerzas productivas como a la emancipación de la mujer. Las mujeres no podrán ser libres mientras no se elimine la escasez, no se abolan las clases y no se remplace la familia. En otras palabras, no podrán ser libres mientras no se establezca la sociedad socialista.
La familia bajo el capitalismo
La perpetuación de la unidad familiar monógama en las sociedades capitalistas avanzadas no se debe a un diabólico complot de los capitalistas para extraer cada vez más ganancias de la clase obrera. Incluso en su forma actual, la familia le cuesta a los capitalistas, en pesos y centavos, más que si sus funciones fueran socializadas. El valor que la familia tiene para la burguesía no radica en la eficiencia con que produce fuerza de trabajo, sino en su utilidad como reserva de pequeña propiedad privada y pequeña producción, que hacen de ella un freno ideológico a la conciencia social. Es por eso —así como para liberar a las mujeres de la esclavitud del trabajo doméstico repetitivo, vacuo y enervante— que una de las tareas de la revolución socialista será remplazar a la familia.
La función económica originaria de la familia monógama fue la transmisión de la propiedad privada por medio de la herencia. Esta función sólo es económicamente útil para las clases propietarias, no para el proletariado, que posee pocas cosas de valor que heredar. Así, está en el interés material de la clase obrera el cumplir con el papel históricamente progresista de socializar las funciones de la familia después de la revolución.
Pero, además de ello, la ideología reaccionaria de la familia nuclear también hace posible organizar a las amas de casa de la clase obrera para fines reaccionarios, puesto que su conciencia tiende a centrarse en la defensa y extensión de cualquier pequeña propiedad que su familia pueda poseer. Así, en Chile, en 1971, la oposición de los demócratas cristianos y del Partido Nacional pudo organizar con éxito grandes manifestaciones de amas de casa (como amas de casa) contra el régimen de Allende. No hay nada en la estructura de la familia que pueda llevarnos a suponer respecto de las amas de casa, como hacen James y Dalla Costa, que “cuando llega la hora de manifestarse, nada las detiene y hacen lo que saben que hay que hacer”, ni tampoco que consideren que lo “que hay que hacer” es contribuir a derrocar al capitalismo, y no a mantenerlo.
La respuesta de Dalla Costa y James a la opresión de las mujeres es que las mujeres deben retirarse completamente de la sociedad capitalista, llevándola así a colapsar. Si trabajan en una fábrica, deben renunciar, pues reclutar mujeres a la fuerza de trabajo es un complot capitalista para impedir la revolución. “El gobierno, actuando en el interés de la clase capitalista...ha creado el desempleo” para que “...nos conformemos con las migajas que el amo deja caer de su mesa”. Esta teoría de la historia como una conspiración diabólica supone que los capitalistas son totalmente libres de hacer lo que les plazca independientemente de las leyes del movimiento de la economía capitalista. Lo cierto, sin embargo, es que en las condiciones de la sociedad imperialista decadente a los capitalistas les es imposible ofrecer pleno empleo, ¡quiéranlo o no!
Y los obreros, lejos de ser simples crédulos, ¡se ven bajo la obligación económica de trabajar! Pero James y Dalla Costa pasan esto por alto. Su concepción de por qué la gente hace las cosas se basa no en el mundo material sino en una concepción idealista de la realidad.
Los sindicatos y la izquierda
Dalla Costa y James también argumentan que, dado que al trabajar se sufre explotación y por lo tanto debe evitarse, las organizaciones que se centran en el lugar de trabajo, es decir, los sindicatos, también son malos. Los sindicatos “dividen” porque toman en cuenta sólo a los asalariados e ignoran al resto del “proletariado” (es decir, a los ancianos, los enfermos, los bebés y las amas de casa). Esto no es más que la vieja práctica de la Nueva Izquierda de identificar al más oprimido con el más revolucionario.
Sin embargo, no fueron los sindicatos quienes crearon las hostilidades entre los distintos sectores sociales —sexuales, raciales, entre empleados y desempleados— que debilitan a la clase obrera. Estas hostilidades son parte integral de la sociedad de clases, son manifestaciones de la ideología burguesa que los sindicatos no crean pero que sí reflejan (en la medida en que siguen sometidos a direcciones conservadoras). Los sindicatos son básicamente organizaciones defensivas de la clase obrera destinados a proteger cualquier conquista económica que hayan podido arrebatar a la clase capitalista. Por lo tanto, los marxistas deben defender a los sindicatos y tratar de extenderle su protección a todos los obreros. Existe una brecha crucial, que James ignora, entre los apetitos de la burocracia sindical actual, que sirve como agente del capital al interior de la clase obrera para mantenerse en el poder, y las bases sindicales, que no tienen trabajos fáciles ni ostentosos planes de pensiones que los protejan, ni la oportunidad de participar en la colaboración de clases con los capitalistas.
Los marxistas nunca hemos dicho que la organización sindical o la “conciencia sindical” sea suficiente por sí misma para hacer una revolución. Si así fuera no haría falta un partido revolucionario de vanguardia. James da una idea falsa a su audiencia cuando escribe:
“Se nos dice que debemos llevar a la mujer lo que llaman ‘conciencia sindical’. Esta frase es de Lenin y procede de un folleto titulado ¿Qué hacer?”.
Esto claramente implica que para Lenin la “conciencia sindical” era “la respuesta”. ¡Pero todo el punto del ¿Qué hacer? es precisamente la necesidad de trascender la mera conciencia sindical! Lenin escribe:
“El movimiento obrero espontáneo sólo puede crear por sí mismo el tradeunionismo (y lo crea de manera inevitable), y la política tradeunionista de la clase obrera no es otra cosa que la política burguesa de la clase obrera”.
—V.I. Lenin, ¿Qué hacer?
Es verdad que algunas organizaciones de izquierda, e incluso supuestos trotskistas, van a la cola de manera oportunista y acrítica de todo burócrata “de izquierda” y se adaptan a los aspectos más atrasados de la conciencia obrera, pero esto es una traición al marxismo, que la Spartacist League ha denunciado consistentemente. La acusación generalizadora de Dalla Costa de que “la izquierda” está “dominada por hombres” es particularmente insultante para las revolucionarias mujeres, pues supone que los hombres dominarán automáticamente cualquier organización, y que, sin importar su nivel de conciencia, las mujeres nunca podrán hablar por sí mismas. Esta acusación también es insultante para los revolucionarios hombres, pues se basa en la incapacidad de trascender una visión machista del mundo y de hacer causa común con las mujeres. Todo se reduce, una vez más, a la sentencia de la Nueva Izquierda de que “sólo los oprimidos pueden entender realmente su propia opresión”.
Conclusiones
Hay mucha confusión en las organizaciones de mujeres respecto a qué conclusiones sacar de las obras de Dalla Costa y James. Esto se debe a que su retórica de “lucha de clases” oscurece en parte el odio real que le tienen a esa lucha y la hostilidad que sienten por el proletariado. En realidad, Dalla Costa y James no tienen programa alguno para la liberación de la mujer. Su “programa” no es más que el rechazo: las mujeres deben rechazar el trabajo, deben rechazar a la izquierda, deben rechazar el hogar, deben rechazar a sus maridos, etc. ¿Y cuál es el sustituto que proponen? Sólo la deliberadamente vaga “lucha misma”. ¿Luchar por qué? Pompei responde: “Lo que queremos no es ser más productivas, no es ir a que nos exploten mejor en otro lado, sino trabajar menos y tener más oportunidades de experiencias sociales y políticas”. Ciertamente es un deseo legítimo, y uno que comparten todos los oprimidos y explotados. Pero soñar que esto se puede conseguir sin aplastar la sociedad de clases capitalista es puro utopismo. Sin entender cómo opera el capitalismo y cómo puede ser derrocado, todas las demandas programáticas concretas se vuelven meras reformas cosméticas, cuyo efecto es reforzar al sistema, en vez de derrocarlo.
En el corazón de las tesis de Dalla Costa y James yace la creencia de que las mujeres pueden retirarse de la sociedad capitalista y encontrar un camino propio y exclusivo a la salvación fuera de las relaciones capitalistas. ¿Y por qué hacer encajar a las amas de casa en el sistema económico capitalista si su fuerza yace al margen de éste? Ésa es la más flagrante de todas sus contradicciones.
La razón por la que Dalla Costa y James intentan hacer encajar a las amas de casa en el molde de los “trabajadores productivos” de Marx es simplemente que no pueden enfrentar de ningún otro modo el desafío que el marxismo representa para su visión feminista del mundo. Esta delgada capa de “marxismo” no es más que una cubierta para la vieja ideología de la Nueva Izquierda de que todo el que trabaja ya se vendió, ignorando totalmente la férrea necesidad, que enfrenta la mayor parte del mundo, de trabajar o morirse de hambre. Es un reflejo de la visión del mundo de los pocos privilegiados, los “radicales” pequeñoburgueses que han glorificado el primitivismo al grado de saludar a los hambrientos y enfermos campesinos de subsistencia del “Tercer Mundo” como la nueva fuerza revolucionaria. Y mientras estos radicales de sofá refinan sus teorías en la comodidad del aire acondicionado, los campesinos a los que idealizan son masacrados debido al primitivismo de sus recursos. Aunque está bien que James trate de “superar esta culpa de vivir en un departamento alfombrado”, no es un problema que tenga la mayoría de las mujeres (ni de los hombres), que tienen que luchar para comer, para ganarse la vida de algún modo, y para hallar la manera de superar la muy real opresión material que sufren, una opresión creada por una sociedad de la que no pueden escapar. James les dice a estas mujeres que dejen de trabajar, que rechacen los salarios de sus esposos y que vivan de...¿de qué? ¿Del aire? ¿O las va a invitar a todas a dormir en su departamento alfombrado? ¿A eso se refiere cuando dice que “el movimiento les dará sustento”? Para lo único que sirven las teorías de Dalla Costa y James es para jugar a la revolución sin ninguna intención real de buscar activamente aplastar al capitalismo. Como dijo Marx, “Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”. De lo que se trata no es de darle la espalda al capitalismo ni de crear en su interior una alternativa para los bohemios pequeñoburgueses, sino de aplastarlo para siempre y comenzar la construcción de una sociedad socialista.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/46/james.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.09.08 03:41 ctmji como aprovechar la energía sexual

Como Aprovechar Tu Energía Sexual “La facultad creativa de la mente es activada enteramente mediante el poder de las emociones. La más poderosa de todas las emociones humanas es la sexual…..”
-Napoleón Hill
En su libro “Piense y Hágase rico” Napoleón Hill habla sobre cómo aprovechar la energía sexual mediante la transmutación.
La transmutación del deseo sexual no es más que la canalización del deseo por el contacto físico sexual hacia otro tipo de actividades mas productivas y/o creativas.
El deseo sexual es el principal responsable de la perpetuación de la raza humana, el instinto de supervivencia (mantenimiento de la salud), y la transformación de mediocridad en genialidad (mediante la transmutación).
El deseo sexual es considerado el más poderoso de todos los deseos humanos.
¿Cómo llego Napoleón a esta conclusión?
¿Cómo puedes aplicar estos conocimientos en tu vida diaria?
¿Cuáles son los ejemplos de personajes históricos que han utilizado esta poderosa habilidad?
El deseo sexual como motivación primaria
Según Napoleón Hill existen 10 estimulantes que inducen hacia un alto estado de pensamiento caracterizado por un gran entusiasmo, imaginación creativa, e intenso deseo. Estos son:
El deseo de expresión sexual. Amor. Un deseo insaciable por fama, poder, fortuna, y dinero. Música Amistad La alianza entre dos o más personas por motivos de trascendencia temporal o espiritual (Religión/Grupos de superación). Sufrimiento mutuo, como el experimentado por personas que son perseguidas. Auto-sugestión. Miedo Narcóticos y alcohol.
De estos 10 estímulos los 8 primeros son positivos y los últimos 2 destructivos.
Sin embargo. El más poderoso de todos, e inclusive más que los otros 9 juntos, es el del deseo sexual.
Casi todas las acciones y motivaciones de las personas recaen sobre este estimulo instintivo.
Es por esto que la práctica de la transmutación es una poderosa herramienta. Ya que se basa en el más poderoso motivador humano.
La transmutación del deseo sexual como llave de la genialidad
Todas las demás razas animales, por obvias razones, no pueden acceder al potencial de la transmutación de la energía sexual. Es por esto que simplemente nacen, crecen, se reproducen, y mueren.
Por el contrario, grandes personajes de la historia que han accedido a este método (sin siquiera saberlo) han sido responsables del avance tecnológico, político, y social de la raza humana. Como, por ejemplo:
Gorge Washington Napoleon Bonaparte William Shakespeare Abraham Lincoln Ralph Waldo Emerson Robert Burns Thomas Jefferson Elbert Hubbard Elbert H. Gary Oscar Wilde Woodrow Wilson John H. Patterson Andrew Jackson Enrico Caruso
Entre todos estos personajes la energía sexual fue en gran parte la responsable de su genialidad.
Napoleón Hill dedujo esta conclusión después de realizar un análisis sobre más de 25,000 personas, en el que observo que, muy raramente estos individuos pudieron alcanzar el éxito mediante su genialidad antes de los 40 años.
La relación entre esta edad y la exhibición de su genialidad se debe a que, entre individuos menores a los 35 años, la disipación de la energía sexual mediante el abuso de su expresión física es más promitente.
La mayor parte de los hombres desconoce que el impulso sexual puede ser canalizado hacia otros comportamientos creativos que trasciendan más allá de una simple expresión física.
Los que en algún momento se dan cuenta de este potencial, lo hacen después de haber desperdiciado los años en los que esta energía estaba más alta, antes de los 40.
Magnetismo personal
gorila alfa
Uno de los “efectos secundarios” de la correcta transmutación de la energía sexual es el del Magnetismo Personal.
El magnetismo personal, es la expresión de la energía sexual en la personalidad del individuo. Esta energía es sub-comunicada hacia otras personas mediante:
La postura. El tono de voz. El apretón de manos. Las vibraciones de pensamiento. El adorno personal (Forma de vestir).
Este magnetismo personal (o falta de él) es lo que diferencia a alguien con características de liderazgo, entusiasmo, positividad, dominancia, y mentalidad ganadora, de alguien que carece de estos rasgos.
El magnetismo personal es el responsable del establecimiento de una presencia dominante y masculina.
Si no existe una abstención parcial de la expresión física sexual y posterior transmutación de este estimulo, el magnetismo personal es disminuido drásticamente.
Las implicaciones del magnetismo personal en la vida diaria son varias.
Este magnetismo puede ser un factor determinante en el ámbito laboral(ej. Para lograr una venta prospera) o en el área personal (ej. Una conquista exitosa de una persona del sexo opuesto).
Como transmutar la energía sexual
Si eres uno de los afortunados de haberte encontrado con esta información antes de los 35 años, te encuentras en tus años dorados en cuanto al potencial de transmutar tu energía sexual en energía productiva y creativa.
La única manera de poder transmutar esta energía es mediante el control (contención) de la expresión física sexual.
No te tienes que abstener totalmente del contacto sexual, simplemente del orgasmo acompañado por la eyaculación.
Como David Deida menciona en su excelente libro “El camino del hombre superior”, la energía masculina no es perdida mediante el enganchamiento en actividades de naturaleza sexual, sino más bien en el desprendimiento del deseo acumulado, es decir, la eyaculación.
Estos son los pasos a seguir para aprovechar el poder de la transmutación de la energía sexual:
1.-Evita la pornografía y la masturbación
Comencemos por la pornografía. Uno de los negocios más lucrativos de la era moderna (el sexo vende).
La visualización de la pornografía es un hábito no productivo, y que tiene como único propósito la liberación de la energía sexual a través de la auto-estimulación, lo que conllevaría a una perdida del potencial de la transmutación sexual.
Aunado a esto, la pornografía puede provocar nociones erróneas de lo que interacción romántica/sexual debiese ser.
No obstante, la masturbación por sí sola puede ser útil, pero únicamente cuando es utilizada como un medio de práctica para acceder al orgasmo sin eyaculación, el cual, es un método altamente promovido por David Deida para poder tener relaciones sexuales regulares y, al mismo tiempo, preservar la energía sexual masculina.
Sin embargo, está práctica es mucho más efectiva si es realizada junto con tu pareja.
La auto-estimulación puede ser utilizada como una herramienta para lograr un fin (mejorar la vida sexual), pero no puede ser el fin en si misma. Esto claro, si lo que quieres es maximizar la transmutación de la energía sexual.
2.-No derroches el deseo sexual mediante una vida sexual descontrolada.
Aprende a controlar tus impulsos sexuales, para después poder transmutarlos.
Si no quieres aprender, y posteriormente utilizar el sexo sin eyaculación, será importante que te abstengas regularmente del acto sexual.
Siendo el coito, nuestro único propósito biológico (la preservación de la raza humana), sería estúpido tratar de abstenerse totalmente de dicha actividad, sin embargo, una disminución en su frecuencia es recomendable.
Mi recomendación es que te leas el trabajo literario de David Deida, en especial su libro: El Camino Del Hombre Superior.
De esta manera podrás disfrutar de una vida sexualmente activa manteniendo tu energía sexual y, por lo tanto, la derivada capacidad de transmutarla hacia tu propósito.
3.-Mantente rodeado de energía femenina
¿Has notado la diferencia en tu desempeño en el gimnasio cuando estás rodeado de mujeres atractivas?
La energía femenina es uno de los más potentes disparadores de la energía sexual masculina.
En su libro, Napoleón Hill hace mención a un importante y exitoso hombre de negocios, el cual le hizo saber que una gran parte de su entusiasmo diario y subsecuente éxito se lo debía a su atractiva secretaria.
Si no te encuentras rodeado y/o interactuando con energía femenina diariamente, realmente te estás perdiendo de un gran potencial de incrementar tu energía masculina.
Así que no te aísles, e interactúa con el sexo opuesto tanto como desees (entre más atractivas mejor). Plática con ellas, rodéate de ellas, y observa como tu energía crece.
La testosterona: factor clave detrás de la energía sexual
El deseo sexual o libido no aparece de la nada, tiene raíces hormonales.
La hormona responsable de la libido (o falta de esta) es la hormona primordial masculina: la testosterona.
Altos niveles de testosterona pueden o no derivar en un alto deseo sexual, pero no se puede tener una alta libido sin altos niveles de testosterona.
De hecho, se ha comprobado, que uno de los signos más prominentes de bajos niveles de testosterona es una disminución en el deseo sexual.
Es por esto que es muy importante utilizar todas las herramientas disponibles a tu alcance para naturalmente optimizar tu producción de testosterona
Es importante tomar en cuenta que pasando la edad aproximada de 30 años tus niveles de testosterona comenzaran a declinar irremediablemente, y, por lo tanto, puede llegar un punto en el que las estrategias naturales para preservar niveles saludables de testosterona no sean suficientes, y una terapia de reemplazo de testosterona sea aconsejable.
Entre los síntomas de baja testosterona se incluyen:
Disfunción eréctil Indicios de depresión Bajo volumen seminal. Perdida de vello corporal y facial. Fatiga y falta de energía en general. Fluctuaciones en el estado de ánimo. Disminución del deseo sexual (libido). Pérdida de masa muscular y densidad ósea. Incremento de grasa corporal y ginecomastia.
Si presentas uno o más de estos síntomas no dudes en visitar a tu doctor y hacerte un análisis de sangre, y ya que estas en ello, pídete un panel hormonal masculino completo.
Si sales bajo en los resultados comienza con los métodos naturales para incrementar tu testosterona y vuélvete a hacer los exámenes. Si el problema persiste, no dudes en iniciar con la terapia de reemplazo de testosterona recomendada por tu médico y comienza a disfrutar de tu vida de nuevo.
Conclusiones
La transmutación de la energía sexual será una de tus mayores armas para vivir una vida en la que tomes ventaja de tu naturaleza masculina.
Esta energía te proporcionara el entusiasmo, creatividad, y magnetismo personal para poder lograr tus propósitos más fácilmente.
Si deseas convertirte en tu mejor versión, la incorporación de la transmutación sexual en tu vida es una necesidad.
Es importante que entiendas que tu instinto de reproducción es el responsable de la mayor parte de tus mayores deseos como hombre (poder, riqueza, desafío, dominancia, apariencia física), por lo tanto, aislarte del contacto femenino sería un comportamiento no muy inteligente.
La interacción con el sexo opuesto será un tema a tratar en futuras ocasiones, por el momento, solo es necesario que entiendas que mantener un contacto frecuente con las féminas sin negar tu naturaleza masculina es crucial.
Para la mayoría de los hombres solamente existen dos objetivos en la vida:
Reproducción. Propósito (Construir algo más grande que uno mismo/ Dejar un legado).
Podrías considerar estos objetivos como NO mutuamente exclusivos, ya que, si te das cuenta, mediante la exitosa completitud de solo el primero (reproducción) tu pudieras potencialmente satisfacer ambos al formar una familia.
Sin embargo, el desarrollar otro propósito a parte del reproductivo, te puede brindar una mayor satisfacción vital.
Toma pues control de tu vida e impúlsala con tu poder masculino. Aprovecha tu energía sexual.
submitted by ctmji to NoFapES [link] [comments]


2016.04.12 13:05 Subversivo-Maldito Está todo muy bien tramado para dominar, para que no tengamos una democracia [José Luis Sampedro]

En los momentos en que vivimos, con mensajes interesados, y, yo diría que, incluso "temerosos", de que puedan cambiar realmente las cosas...y queden al descubierto las "partes pudendas" de muchos de los que han tenido algo que ver con la políticas seguidas desde la Transición...no está de más escuchar las palabras "eternas" de aquellos que ya no están con nosotros, pero que han luchado siempre para ser, antes que nada, "ellos mismos, libres"....Me estoy refiriendo a José Luis Sampedro...entrañable persona a la cual los años dieron un aire cada vez más quijotesto a su rostro....
En una de sus últimas entrevistas, nos decía, por ejemplo, lo siguiente:
Hay que vivir, pero, para vivir hay que ser libre, para ser libre hay que tener el pensamiento libre y para tener el pensamiento libre hay que educarse...
Nos creemos todos muy importantes pero no somos tan importantes.... Pasamos todos, acabamos todos, vienen otros.....
Estamos viviendo un momento de transformación y la punta de lanza es la ciencia. Ahora tenemos la nanotecnología, es decir, estamos trabajando a unas dimensiones a las que no hemos trabajado nunca, a millonésima de milímetro y eso está suponiendo ver la realidad de maneras completamente diferentes.
Los economistas que piensan como yo generalmente no tienen el apoyo del poder que domina....Y es que la globalización ha consistido en trasladar el poder desde la política a los financieros. Y eso fue lo que pasó y lo decíamos muchos entonces pero no teníamos altavoz ni púlpito para decirlo.
Simpatizo mucho con el 15M...En el participan activamente muchachos que han nacido en otra generación distinta a la mía, ellos pertenecen al mundo nuevo del que he hablado anteriormente...Quiero decir, con ello, que han nacido en otro ambiente espiritual, en otro ambiente intelectual.
Los jóvenes del 15M cuando gritan “democracia real ya”, están formados de una manera que a mí me requirió mucho tiempo adquirir. A su edad yo no tenía esa formación. No hay que explicarles muchas cosas porque ya las saben. Ya saben que lo que se llama democracia no lo es en casi ningún sitio porque no manda el pueblo. Si mandara el pueblo habrían metido en cintura a los financieros hace tiempo.
Si los gobiernos fueran realmente representantes de la voluntad popular claro se podría meter en cintura a la elite financiera... ¿No son capaces, esos políticos, de lanzarse a una guerra y cargarse Irak? ¡Pues entonces ataque usted a sus banqueros! En España ni el PSOE ni el PP han hecho gran cosa frente a la banca....
Soy de una generación que ha tenido que "aprender" muchas cosas a partir de nuetra guerra civil...Estuve con un batallón de anarquistas y allí oí el lema “ni dios ni amo” y me impresionó bastante. Luego vi a los obispos levantar el brazo y bendecir los cañones y claro, eso me pareció muy poco acorde con el Evangelio. Y así he ido aprendiendo, viendo cosas.
Con la crisis actúal vivimos una etapa de “barbarie”...en dónde se está alterando el verdadero significado y contenido de la Democracia, de la verdad y de la justicia...Lo que llamamos hoy Democracia encierra una falsedad y una injusticia tremendas: los trabajadores están al servicio de los bancos en lugar de los bancos al servicio de los trabajadores....Lo mismo sucede en el ámbito internacional: ¿Qué queda del derecho internacional después del ataque de Bush a Irak? Lo llamaron “acción preventiva” y es la ley de la selva. Es una barbaridad.
La opinión pública está influida por los medios de comunicación y los medios están en manos de quienes mandan y los que mandan favorecen a los que dicen lo que a ellos les conviene y borran todo lo que no les conviene. Así que la opinión pública es, sobre todo, opinión mediática.
Aunque ya tengo 95 años no me he apeado de la Humanidad, no me he hecho insensible a lo que pasa. Al contrario, si estoy hablando como hablo es porque pienso en el parado o en el niño cuya instrucción se verá lastrada si esta situación se prolonga. Una generación de jóvenes se verá perjudicada y sobre todo se verán perjudicados los que menos medios tienen y al poder no le importa mucho que la enseñanza pública no sea muy buena porque así los hijos de los pobres no podrán competir con los hijos de los ricos. Está todo muy bien tramado para dominar, para que no tengamos una democracia y para que no mande el pueblo. Está todo muy estudiado, desde la enseñanza hasta los medios de difusión y la publicidad.
Cuando yo estudiaba la economía se definía como la ciencia dedicada a satisfacer las necesidades materiales. Hoy la mayoría de los economistas se concentran en la manipulación de dinero. Hoy el capitalismo, más que hacer colonización de nuevos países, explotaciones o grandes fábricas, está más concentrado en la manipulación de dinero. Y la prueba es que, de las transacciones monetarias que se hacen en el mundo, se dedican muchas más a operaciones especulativas que a comprar y vender mercancías.
En el siglo XX la población humana se triplicó. Pasó de un poco menos de 2 mil millones a un poco más de 6 mil. Ahora somos más de 7 mil millones...El problema es que la capacidad de producción y de regeneración de la Naturaleza, de todo lo que se ha explotado, NO se ha triplicado también...Y ello podemos acabar pagándolo muy caro todos...Haría falta que en las zonas de gasto se frene el consumo y en cambio se dé de comer a Somalia....Y es que mientras tenemos todo el dinero del mundo para para rellenar los bancos, nos ponemos cicateros para dar de comer a los hambrientos.
Hay dos tipos de economistas, los que se preocupan de que los ricos tengan más y los que nos preocupamos de que los pobres sean menos pobres.
Lo ideal es ser libre, tener el pensamiento libre. No puede uno aceptar ni el pensamiento dogmático, que le digan a uno una verdad revelada que no sabemos quién la reveló ni cómo ni por qué. Y por otra parte, hay que ser libre frente a los propios deseos, compromisos y exigencias, libres de nosotros mismos. La vida es hacernos. Y crecer como los árboles. Uno nace como una semilla, con unos genes pero es uno quien tiene que hacerse. Yo siempre me he definido como un aprendiz de mí mismo y procuro aprender bastante bien, lo mejor que puedo.
Ahora bien, deberíamos saber que “en plena libertad” no vive nadie. El ideal del que "yo hago lo que me da la gana" es un error terrible porque todos estamos condicionados por todo. Para mí la clave de la libertad es la libertad de pensamiento. Se habla mucho de la libertad de expresión.
Hay que reivindicar la libertad de expresión, por ejemplo en la prensa, pero si lo que usted expresa en la prensa es un pensamiento que no es propio, que ha adquirido sin convicción y sin pensarlo, entonces no es usted libre por mucho que le dejen expresarse....Sin libertad de pensamiento no hay pensamiento crítico.
Uno tiene que ser uno mismo, en lo mucho o poco que sea...
La convivencia requiere un mayor cuidado no de lo cognitivo, el saber mucho, el saber una técnica, sino lo afectivo. Todos necesitamos afecto y no nos educan bien en ese aspecto. La revalorización de lo afectivo sería muy importante para una convivencia más pacífica. Y también la revalorización de lo volitivo, lo que queremos....pero no persiguiente el poder...para que los demás se sometan a mi voluntad....sino el conseguir armonizar con los demás...Muchos afirman que estos son valores que se atribuyen a las mujeres....Pues bienvenidos sean.
La muerte que deseo la he contado muchas veces: el final del río, en una ría gallega, estoy pensando en Santa Marta de Ortigueira, por ejemplo, donde pasé unos días excelentes... ¿Qué pasa cuando un río llega, no cuando se deja caer de una roca como pasa en los fiordos noruegos, sino cuando llega apaciblemente hasta el mar? Si está uno en el agua empieza a notar que el agua sabe de otra manera, que es otro gusto, y mientras lo piensa, cuando se da cuenta, uno ya es mar, el río ya es mar, no es río. Esa es la manera más suave. Pero no se consigue siempre. Morir no es problema, el problema es cómo. Por ejemplo, yo ahora salgo, me caigo por la escalera, me parto unos huesos, me llevan a un quirófano y mi vida es una amargura. Eso es lo único que a mí me preocupa. Pero el hecho de acabar la vida... La muerte empieza cuando nacemos. Recién nacidos hay células nuestras muertas que caen al suelo. Yo soy un partidario definitivo de la unión de los opuestos. Si hay vida, hay muerte y la muerte colabora con la vida. Usted imagínese que no se hubieran muerto los millones de personas que vivieron en la Tierra durante todos los siglos precedentes. No se podría vivir....A mí esto de vivir a toda costa no me interesa.....Hay que vivir mientras uno pueda ser uno mismo sino no merece la pena.
No veo por qué llegado un momento no podría, estando lúcido y con una edad avanzada....prepararme una copa, citar a unos amigos, charlar, como estamos nosotros charlando aquí, les despido, me lo tomo y buenas noches. Por qué no. Eso es lo racional. Pero, claro, hay potencias que quieren disponer de la vida de los demás y autorizarle a uno para morir o no. Ah, no, yo no, no acepto eso.
Lo importante es vivir, que hay que vivir, que para vivir hay que ser libre y que para ser libre hay que tener el pensamiento libre y que se eduquen para tener el pensamiento libre y que con ese pensamiento se vayan construyendo a sí mismos y procuren educarse mejor y contribuyan a que los demás se eduquen también porque el poder, que organiza la enseñanza, nos prepara para ser productores y consumidores que es lo que le interesa para el mercado. Eso es lo que interesa en este sistema.
[Fuente: http://m.eldiario.es/politica/Jose-Luis-Sampedro-dominar-democracia_0_120388084.html]
submitted by Subversivo-Maldito to podemos [link] [comments]


2015.05.02 14:08 Juligarka LA UNIDAD DE LA IZQUIERDA o cómo aparcar los egos y las creencias en aras de un bien común.

Una creencia es un pensamiento o un conjunto de pensamientos que consideramos veraces y en base a los cuales actuamos y sentimos. Nuestro cerebro no distingue la realidad de la ficción creada por él mismo. La prueba evidente son los sueños, ficciones creadas por nuestra mente, mientras dormimos, que a falta de otras referencias proporcionadas por los sentidos, consideramos reales mientras se están produciendo. A veces, incluso después de despertar, nos queda la duda de si lo “vivido” ha sido un sueño o ha ocurrido realmente.
Si tenemos en cuenta que nuestros pensamientos, nuestro sistema de creencias, determina las emociones que sentimos y las conductas que realizamos, podemos entender que cuando creemos saber algo, obraremos en consecuencia, sea cierto o no.
Pensemos ahora que un juicio, no jurídico, sino de valor, es decir, la valoración que hacemos de alguien o de su conducta, es también un pensamiento o un conjunto de pensamientos: una creencia. Creemos, por tanto, que tal o cual persona actúa bien o no, hace lo correcto o no, obra con una intención o con otra, en base a la información que tenemos, siempre limitada y distorsionada por una serie de variables personales, tales como la actitud hacia ese tipo de persona (prejuicios) o sus actos, nuestra historia personal en relación a esos asuntos, la experiencia previa con personas o situaciones que relacionamos con las presentes e, incluso, nuestros intereses personales, sean conscientes o no en el momento de juzgar a otros.
Normalmente juzgamos a una persona o su comportamiento de manera que refuerce nuestras propias creencias y, sobre todo, que nos haga sentir bien. Esto último explica un conocido mecanismo de defensa psicológico: la proyección. Cuando activamos este recurso, vemos en los otros “defectos” o características que, en el fondo, sabemos que son propios; pero no nos gustan y realizamos una “pirueta mental”, gracias a la cual los vemos en otras personas de las que nos distanciamos, para autoconvencernos de que, al ser diferentes a ellos, nosotros no somos así.
Por otra parte, consideremos el concepto “Ego”.
El Ego es una estructura psicológica simbólica, que representa la necesidad, construida por cada uno de nosotros, de sentirnos bien en base a los refuerzos (recompensas o premios) que obtenemos de los demás y de nosotros mismos. El Ego, para ejemplificar de manera sencilla su funcionamiento, es aquello que nos hace seguir discutiendo del tema que sea, incluso cuando se nos han acabado los argumentos o los otros son más consistentes que los nuestros. Es muy habitual que, en una situación así, optemos por una “huida hacia adelante” y terminemos descalificando a nuestro interlocutor, ante la imposibilidad de rebatir sus razones de manera lógica. El Ego también nos impele a discutir e incluso pelear, con el único objetivo de que el otro no quede “por encima” de nosotros. Hay, por ejemplo, millones de disputas familiares por herencias, donde los hermanos dejan de hablarse, no por los objetos o bienes a repartir, sino por no consentir que el otro se salga con la suya.
Recientemente escuché las enseñanzas que había aprendido, de golpe, un hombre mientras transcurrían los que pensaba iban a ser los últimos momentos de su vida, ya que el avión donde viajaba estaba a punto de estrellarse. Como afortunadamente sobrevivió, pudo contarlo y de las tres cosas que aprendió en esos momentos dramáticos, rescato aquí la segunda: “He perdido mucho tiempo, a lo largo de mi vida, discutiendo sobre cosas sin importancia con personas que sí me importan. A partir de ahora, entre alimentar el ego o ser feliz, elijo ser feliz”. La idea me parece de una potencia brutal, porque muchas veces discutimos únicamente para obtener una cosa: el dudoso placer de sentir que llevamos razón o, más crudo aún, de que hemos “vencido” al otro. Pensemos si realmente merece la pena.
Una vez comentados brevemente estos dos conceptos: las creencias y el ego, consideremos qué es o debe ser la unidad en un partido político y qué es el bien común. La unidad, dentro de un partido político, no es pensar todos igual, sino actuar todos en la misma dirección. Esto se puede conseguir, exclusivamente, con una actitud y un comportamiento democráticos exquisitos, que nos permita aceptar posturas, discursos, programas, estrategias, etc., diferentes a las que nosotros defendemos, si hay una mayoría de compañeros que las comparten. Y, a partir de esa aceptación, realizar un esfuerzo de comprensión y de empatía respecto a las posturas mayoritarias, hacia los compañeros que las defienden, así como de interiorización, procurando encontrar las partes asumibles y esforzándonos por entender sus valores, que les han llevado a ser las elegidas por la mayoría de los compañeros y compañeras. Y desde el otro grupo, el mayoritario, la unidad se consigue empatizando con la postura de las minorías, teniéndolas en cuenta para incorporar a la organización, estrategia, ideario o programa político del partido, todo aquello que tenga un encaje razonable con las posturas mayoritarias, de manera que se consigan dos objetivos necesarios: no desmotivar a las minorías, porque su trabajo sigue siendo necesario, y no desaprovechar las aportaciones que puedan realizar.
Si analizamos mínimamente nuestro comportamiento en el ámbito de un partido político, descubriremos que tanto las creencias, los juicios, como los egos, si no sabemos controlarnos, van a provocar enfrentamientos, actuaciones injustas y malas prácticas, ya que anteponemos nuestra necesidad de compensar carencias personales a las necesidades de la población, que podríamos satisfacer de conseguir su apoyo para gobernar. Lo curioso es que estas mismas limitaciones que descubrimos a nivel individual o personal, se dan también en las propias organizaciones.
Me referiré exclusivamente a los partidos de izquierdas (o que se autodefinen de izquierdas), porque los partidos de derechas tienen unos objetivos diferentes, ya que trabajan para las élites y para mantener un modelo social y económico que las beneficie y perpetúe en su statu quo de superioridad y dominio. No confundamos estos objetivos con las declaraciones de intenciones de sus programas electorales, ni con su discurso formal que, naturalmente sostiene un argumentario en favor de las clases populares y de la mayoría de la población. Esto ha de ser así necesariamente, porque sin el voto de esa mayoría, nunca podrían gobernar ni legislar de manera democrática. Sin embargo sus actuaciones reales, una vez alcanzado el poder, van en la primera dirección.
Me refiero, por tanto, a los partidos de izquierdas, cuyo objetivo ha de ser mejorar las condiciones laborales de los trabajadores y proporcionar unos servicios públicos de calidad, así como un entramado socio-económico orientado a las personas, que permita a las clases trabajadoras un nivel de vida digno y un bienestar social aceptable. Pues bien, estos partidos tienen varios problemas a la hora de conseguir una cuota de poder suficiente como para implantar el modelo de sociedad que defienden sus idearios.
Uno de estos problemas es el inmenso poder mediático de la derecha, que prácticamente copa todos los mass media, en manos de grandes empresas de comunicación, propiedad de las mismas familias y corporaciones que poseen también los medios de producción, distribución y venta en su gran mayoría.
Ello implica que cualquier intento de la izquierda por convencer a los votantes de que están siendo sistemáticamente engañados por la derecha, se encuentra con un ejército de periodistas a sueldo del capital (no es una descalificación, sino la constatación de un hecho) que transcriben los comunicados oficiales unos, ejercen la opinión tendenciosa otros e, incluso, si lo consideran necesario, fabrican noticias que favorecen a sus amos y perjudican a la izquierda real (hay otra “izquierda” en España que se ha aliado hasta ahora con el sistema capitalista).
Otro problema de la izquierda es la ley electoral española, que favorece las mayorías y penaliza a los partidos con menos votos. A estas alturas de la película, todos sabemos que un partido “pequeño”, con una cuarta parte de votos que uno “grande”, no obtiene el 25% de los escaños que éste, sino muchísimos menos. O dicho de otro modo: los escaños de los partidos muy votados, son mucho más baratos (en votos) que los escaños de los partidos menos votados.
Lo anterior no sería tanto problema, de no ser por otro que comento a continuación; desde mi punto de vista el más grave: la madre de todos los problemas de la izquierda; la fragmentación, la desunión.
Si hubiera un gran partido de izquierdas, enfrentarse al gran partido de derechas se haría en un plano de mayor igualdad, a pesar de la variable prensa, de la ley electoral y del poderío económico de la derecha, que permite sembrar miedo y cosechar voluntades. Sin embargo esa unidad resulta inviable, hoy por hoy, precisamente por lo expuesto al principio de este artículo; muy especialmente por los egos, tanto de las personas como de las organizaciones.
A este respecto me limito a comentar lo vivido en mi localidad, recientemente, donde, desde el Círculo de Podemos, hemos intentado crear una Agrupación de Electores, integrando a miembros de todas las fuerzas políticas de izquierdas, puesto que añadir una fuerza más al abanico ya existente, consideramos que únicamente serviría para fragmentar más aún el voto y, por tanto, entregar de nuevo la alcaldía al PP, incluso si este recibe menos votos que en las anteriores elecciones.
El razonamiento es simple y así ha sido presentado al resto de fuerzas políticas: aunque saquemos más votos que la derecha, si dichos votos se reparten entre cinco candidaturas, el PP conseguirá más concejales y volverá a controlar el ayuntamiento.
El método democrático de Podemos es conocido: primarias para decidir la candidatura y el orden de presentación de candidatos, incluyendo lista “cremallera” con paridad absoluta de hombres y mujeres, así como asumir formalmente el código ético de nuestra formación. A partir de ahí, renuncia a todas las siglas y presentar una opción de izquierdas única para ganar al Partido Popular, que ha realizado una gestión nefasta durante los últimos cuatro años con el apoyo, además, de una tránsfuga.
Pues no ha podido ser.
¿Por qué? Básicamente y repartidas las “razones” entre unos y otros, porque “no vamos a renunciar a nuestras siglas ni a la identidad de nuestro partido”, “nuestro cabeza de lista tiene que seguir siendo cabeza de lista”; “nada de primarias para decidir candidatos y orden, la lista ya está hecha”, “nuestro programa no se va a tocar”… Es decir: ego, ego, ego y más ego; de personas y de organizaciones.
Mi reflexión personal es que los partidos políticos, teóricamente tienen un fin, un objetivo, una razón de ser, más allá de ellos mismos: mejorar la calidad de vida de los ciudadanos; sea a nivel municipal, autonómico o estatal. Sin embargo, la actuación de dichos partidos me revela que el verdadero fin de estas organizaciones políticas son ellas mismas y cubrir las necesidades de todo tipo de sus dirigentes. En algunos casos extremos, necesidades pecuniarias y corruptoras; en muchos otros, necesidades EGOistas de cualquier tipo.
Si yo, como persona de izquierdas, quiero que mi pueblo, mi nación, el mundo… sea un lugar más habitable, más justo, más amable con la gente y, al mismo tiempo, mantener mis posturas de siempre, mis estructuras organizativas de siempre y mis principios, actitudes y conductas de siempre, seguramente estoy trabajando en dirección contraria a lo que quiero o digo querer. ¿No podría plantearme dejar de hacer, pensar y sentir “lo de siempre”, para darle una oportunidad real al cambio?
PODEMOS se plantea, incluso, un cambio constituyente desde la legalidad vigente, lo que exige las tres quintas partes del Congreso votando esa nueva Constitución. ¿Va a obtener Podemos 210 diputados? Ojalá; pero es poco probable. El PP tiene actualmente mayoría absoluta con 186 y los 202 de Felipe González en 1982 siguen siendo record absoluto. ¿Se puede? Claro que se puede; solo hace falta que voten suficiente personas, pero ya hemos comentado las dificultades a las que se enfrenta cualquier partido de izquierdas. Si en un pueblo relativamente pequeño en cuanto a número de habitantes, donde se conoce todo el mundo, resulta imposible llegar a un acuerdo, en teoría tan simple como presentar una única candidatura para desbancar al PP ¿cómo de imposible va a ser en toda España, donde los intereses EGOistas crecen de manera exponencial?
Aún así, el argumento sigue siendo demoledor: Una candidatura de izquierdas, frente a una de derechas, incluso con la Ley D´Hondt vigente, gana a la derecha en España, porque aunque su impresionante maquinaria mediática y electoral (sobre todo si la financia en negro) convenza a muchos ciudadanos de las clases desfavorecidas por las políticas neoliberales, siempre somos más que ellos. El problema es la fragmentación, la concurrencia por separado a las elecciones, mientras que la derecha es monolítica y, salvo esa excrecencia cool que le ha salido al PP en forma de Ciutadans españoles, todos los convencidos de que vivirán mejor si gobierna la derecha, con independencia de la cruda realidad posterior, votan a un único partido, de manera que cada voto vale mucho más, en escaños, que los nuestros.
¿Es mucho pedir aparcar los egos, considerar las creencias como lo que son, meras creencias, en lugar de verdades absolutas inamovibles y eternas para, por una vez, convencernos realmente de que el pueblo está por encima de nuestras miserias partidistas, de nuestros intereses particulares, de nuestras carencias emocionales e incluso de nuestra identidad partidaria que, al fin y al cabo, no es sino un constructo más, un invento para mantener las fantasía de la diferencia.
La meta ha de ser un mundo justo y equilibrado, donde la ambición absurda de unos pocos, no condene al resto a la miseria y la desesperación; donde el dinero sea una herramienta y no el fin supremo; donde haya la suficiente cordura social como para proteger la única casa que tenemos: el planeta Tierra.
Las comunidades humanas, en todo el universo, solo han de trabajar por un objetivo: la armonía. Conseguir la armonía de los grupos humanos permite crear el ambiente adecuado para la evolución individual, de la misma manera que el crecimiento personal propicia la armonía de las comunidades. Si la política no trabaja en esta dirección, no es política, sino un arma más en favor de élites poderosas que ejercen su dominio sobre masas indefensas.
Convirtamos la política en su verdadera esencia, desarrollando acciones de participación ciudadana que propicien una mayor calidad de vida para todos. Podemos hacerlo; solo se necesita “voluntad política”.
submitted by Juligarka to podemos [link] [comments]